Por que Pluton no es un planeta

mayo 12, 2010

La mayoría de la gente que sabe que Plutón no es considerado un planeta cree que es porque es demasiado chico. Al menos, eso es lo que he observado personalmente. A algunos les molesta, a otros les da igual y otros eligen tener su propia definición de “planeta”, de la cual Plutón forma parte. No sé de donde salen los tentáculos sentimentales que hacen que no queramos destronar a aquel noveno miembro de la antigua familia. Creo que es una mezcla de nostalgia, de alguna forma de orgullo y resistencia al cambio, pero mi idea no es indagar en los motivos de ese apego, si no en descubrir porqué no es un planeta. La verdad es que no es únicamente porque es muy chico, si no que hay muchas otras razones, y al conocerlas se aprenden cosas muy interesantes.

¿Qué es un planeta?

Un planeta gira alrededor del sol. Eso es lo que diría la mayoría de la gente. De hecho, hice una pequeña encuesta por MSN, preguntando “¿Que es un planeta?” y estas fueron las respuestas:

- Es un cuerpo que orbita alrededor de una estrella.
– Es una masa rocosa
– Es energía (?)
– Un cuerpo de roca o gases

Claramente estas definiciones son demasiado amplias, ya que todos sabemos que las piedritas en un estacionamiento no son planetas, pero sí “masas rocosas”, y que el humo de cigarrillo tampoco, a pesar de ser “un cuerpo de gas”. La primera definición es quizás la más acertada, pero hay otros cuerpos que orbitan estrellas y no son planetas, como cometas o asteroides.

En realidad, la palabra “planeta” proviene del griego y significa vagabundo. La palabra fue usada durante siglos para describir objetos observados en el cielo que “vagaban sobre el firmamento de estrellas”. Claro, las estrellas se mueven también, pero no podemos observarlas moverse una respecto de otra en el cielo nocturno. Esta única diferencia transformaba a algo en un planeta.

El vecindario

A medida que fuimos adquiriendo mayor conocimiento sobre el universo y descubriendo nuevos cuerpos, especialmente con el descubrimiento de “planetas” extrasolares (que orbitan otras estrellas), fue necesario definir explícitamente la palabra que se venía usando durante dos milenios. Fue un proceso duro y controversial. Definir si Plutón era o no un planeta fue quizás lo más problemático de todo. Al menos provocó cosas como estas:

¿Amor plutónico?

La carta de un chico a Neil deGrasse Tyson, jefe del Hayden Planetarium en NY:

Plutón, como todos sabemos, es un planeta muy, muy chico. Su tamaño es aproximadamente el 0.6% del tamaño de la Tierra, y su masa es igual al 0.2% de la de nuestro planeta. De hecho, Plutón es más chico que la Luna, Io, Europa, Ganimedes, Calisto, Titán y Tritón. ¡Peor aún, hay otro planeta enano (igual que Plutón) que es más grande que este! Se trata de Eris, el cual es 27% más masivo que Plutón, a pesar de ser muy similar en tamaño. Este planeta enano fue descubierto por primera vez en 2005, hace tan solo 5 años. Por lo tanto, cualquier persona que llame a Plutón un planeta, debería también referirse a Eris como tal, y nuestro sistema solar tendría 10 planetas. Creo que esto no estaría del todo mal, ya que sería un lindo número que reflejaría nuestro uso de la base decimal en la vida cotidiana. Me pregunto, sin embargo, ¿qué porcentaje de las personas que dicen que Plutón es un planeta conocen a Eris? ¿La existencia de Eris se enseña en los colegios? Tanto Eris como Plutón pertenecen a una categoría de objetos llamados “Objetos Trans-Neptunianos”. Más de 1000 pseudo-planetas pertenecen a esta categoría, y sus radios se encuentran entre los 50 y los 2500km.


Órbitas de Eris (Verde) y Plutón (Rojo)

Para poder investigar el universo los astrónomos necesitaban definir que era un planeta, una definición que incluyera los 8 planetas, pero que excluyera simultáneamente:

- Las lunas de estos planetas
– Los asteroides que orbitan el sol
– Los cuerpos como Plutón y Eris, que orbitan el Sol pero que son demasiado pequeños o cuyas orbitas son, por ejemplo, demasiado largas.
– Cometas
– Los llamados “objetos Trans-Neptunianos”.


Renombrar

Se decidió por la incorporación de dos criterios básicos que conciernen a la órbita y el tamaño y forma del objeto en la definición de “planeta”. Respecto del tamaño y forma, se define como planeta a aquel objeto que ha adquirido una forma esferoidal debido a la acción de su propia gravedad, o que está en equilibrio hidrostático.

La segunda condición es que haya “limpiado la vecindad de su órbita”. Esto quiere decir que no puede haber otros objetos similares a sí mismo en el camino de su órbita. Es este criterio el cual elimina a Plutón como un planeta, ya que su masa corresponde solo al 7% de la masa total de los objetos que comparten su orbita. A su vez, Plutón y uno de sus satélites, Caronte, se orbitan entre sí en lo que se denomina un “sistema binario”. Por lo tanto, la órbita de Plutón respecto del sol consiste en una serie de rizos en una trayectoria elíptica. Vean la siguiente imagen, donde se ve que Plutón sigue tanto una recta (su órbita solar vista desde cerca), como una órbita circular definida por Caronte. Esto significa que el centro de masa (si unimos a los objetos con una viga y colgamos la misma desde el centro de masa, quedarían balanceados) de ambos objetos se encuentra en un lugar en el espacio entre los mismos.

Sistema Plutón-Caronte

Estas características han forzado a los astrónomos a decidir que Plutón no es un planeta.


Oportunidades

Perdimos un planeta, si, pero nos salvamos de ganar más de 1000. Lamentablemente, la controversia sobre la destitución de Plutón se basa casi enteramente en un sentimentalismo algo extraño con un planeta sobre el cual la vasta mayoría de la gente conoce como 3 pedazos de información: lejos, chico, redondo. Me parece una lástima que tanta gente esté tan dispuesta a defender a Plutón como planeta, y simultáneamente demuestre un profundo desinterés en aprender sobre Eris, o sobre los cientos de miles de objetos interesantes que están acá mismo, en nuestro sistema solar.

Creo que podríamos usar esta controversia como un detonante para la discusión sobre cosas más interesantes, como una motivación para aprender un poquito más sobre el barrio en el que vivimos. En definitiva, el sistema solar en el que muchos viven consiste en 9 planetas. ¡Que aburrido! Si uno se pone a leer, descubre que hay 8 planetas, millones de asteroides, decenas de miles de pequeños planetoides, decenas de planetas enanos, cientos de “troyanos”, etc. Conocer estas categorías, estas diferencias, lleva a un mayor entendimiento de la historia de nuestro planeta y de donde vivimos. Nos lleva a entender la formación de los planetas, la complejidad de las orbitas de los objetos y nos capacita a comprender mejor como detectar planetas en otras estrellas. Plutón no es un planeta, pero al querer que sea uno, abrimos una ventana por la cual mirar y entender con mayor profundidad nuestro vecindario.

Imágenes creadas usando Celestia

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores