LRO mira los sitios de las misiones Apollo

agosto 30, 2009

Acá lo tenemos. Después de 40 años desde la llegada del hombre a la Luna la NASA sacó estas fotos con la sonda LRO (Lunar Reconissance Orbiter). Estas fotos ya tienen un tiempo pero me perdí la oportunidad de ponerlas en su momento asique lo hago ahora.

Contrario a lo que mucha gente puede llegar a pensar, no se puede apuntar el Hubble a la luna y ver los instrumentos y aparatos dejados por los astronautas: no tienen suficiente resolución. “¿Pero cómo puede ser, si ven galaxias que en el cielo no son más que puntos?”. No quiero entrar en una discusión sobre la óptica involucrada, pero la realidad va por las líneas de que ese argumento es como decir que uno debería poder ver los átomos de su monitor porque puede ver aviones en el cielo que están mucho más lejos.
Bueno, sin más preámbulo, las fotos, sacadas a mas de 200km de la superficie. Según tengo entendido, el LRO va a volver a pasar por los sitios a menor altura, asique vamos a tener mejores fotos.

La flecha muestra la base que quedo del modulo lunar.

La flecha muestra la base que quedo del modulo lunar.

Las de Apollo 14, donde se pueden ver las huellas dejadas por los astronautas cuando fueron a dejar los instrumentos científicos.

Si quieren ver más clickeen acá

369228main_ap14labeled_540


Actualizaciones

agosto 26, 2009

No estoy actualizando el blog por razones personales (me recibo mañana). Cuando tenga tiempo vuelvo a las andanzas.


La OMS: contra la homeopatía

agosto 21, 2009

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha anunciado que los preparados homeopáticos no constituyen un remedio en contra de la Malaria, el sida o la tuberculosis. Tampoco, dicen, funciona como tratamiento para la diarrea en infantes. Pueden leer la noticia acá.

Es importante que organizaciones como la OMS no se dejen persuadir por los argumentos a favor de los remedios homeopáticos basados en nociones pre-científicas sobre la existencia de una “fuerza vital” o el tratamiento “holístico” del cuerpo humano. Estas nociones se basan en que las enfermedades son causadas por disturbios en el “equilibrio” o el “bienestar” de esta fuerza vital. Básicamente, un compendio de palabrerío New Age basado enteramente en especulaciones y mitologías y no en evidencia: contradicen directamente la teoría de los gérmenes como causantes de enfermedades. Ante la evidencia abrumadora a favor de esto último, intentan adoptar un estándar doble: las enfermedades son causadas por problemas holísticos, salvo aquellas que son causadas por virus y gérmenes.

El otro lado de la moneda son los argumentos que al menos recurren a la evidencia. Sin embargo, años de estudio han demostrado que los efectos beneficiosos de los remedios homeopáticos disminuyen cuando los estudios se hacen con mejores métodos experimentales o con una mayor cantidad de individuos. Esto es consistente con la hipótesis de efecto nulo y del efecto placebo. Es decir, esta disminución es lo que se espera cuando el tratamiento estudiado no funciona. Los homeópatas, sin embargo, se concentran en los estudios que muestran efectos positivos y hacen un hincapié en la “necesidad de mayores estudios”. Hay mayores estudios: son negativos.

Espero que la declaración de la OMS sirva para salvar la vida de los inocentes que, tomando una decisión basada en la desinformación y en la distorsión de la evidencia, intentan tratar sus enfermedades, literalmente, con agua. Les dejo un video de Ben Goldacre sobre la homeopatía. Está en inglés, pero se puede apreciar visualmente las dilusiones usadas para crear remedios homeopáticos y Ben hace una famosa analogía sobre dichos niveles de dilusión: Imaginense una gota de agua del tamaño del sistema solar. Se necesitaría esa cantidad de agua para encontrar 1 sola molecula de la sustancia diluida. Ese nivel de dislusión, segun la homeopatía, conforma los remedios más potentes.



Les recomiendo visiten mis anteriores artículos sobre este tema: Homicidiopatía y Homeopatía


El mito del 10% del cerebro

agosto 20, 2009

El mito de que usamos solo el 10% del cerebro es, lamentablemente, sumamente popular. Personalmente estas creencias que reflejan claramente una especie de desprecio oculto hacia el ser humano me obligan a refutarlas cada vez que las escucho.

Su origen

Al parecer, el origen del mito del 10% viene de una cita de William James, un psicólogo y filósofo estadounidense quien escribió en un artículo, “Las energías del hombre” (The Energies of Men, 1906) la siguiente oración:

“We are making use of only a small part of our possible mental and physical resources.”

“Estamos haciendo uso de tan solo una pequeña parte de nuestros posibles recursos físicos y mentales.”

De alguna manera, esta opinión fue transformada en la afirmación factual “solo usamos el 10% de nuestro cerebro”. Otras fuentes atribuyen la idea a comentarios hechos por Einstein, que le otorga al mito un peso autoritario: si Einstein lo dijo debe ser cierto. Como la mayoría de estos mitos, este se esparce de persona a persona sin una gota de pensamiento al respecto de lo que se está diciendo. ¿Realmente pensamos que los neurólogos estudian solo el 10% del cerebro? ¿Que sentido tendría estudiar aquello que no usamos?

100% vs 10%

100% vs 10%


Quiero creer

Este concepto de usamos una ínfima cuota de nuestra capacidad real sirve como argumento a favor de todo tipo de tonterías. No tenemos poderes telepáticos porque solo usamos el 10% del cerebro. Si usáramos el 100% seguramente podríamos comunicarnos telepáticamente, o mover objetos con nuestra mente, o lo que sea. Esto es similar a decir que si el brillo de nuestro monitor esta al 10%, al ponerlo en 100% vamos a transformarlo en una estrella y crear un sistema solar. Comunicarse con los muertos, ver el futuro (o el pasado) o controlar el rumbo de nuestras vidas, todo esto sería posible si tan solo pudiésemos destrabar nuestras habilidades adormecidas.

Esto último ya forma parte de una expresión de deseo típica de nuestra especie: “Podría hacer todas estas cosas maravillosas si tan solo usara todas mis capacidades”. Debe haber algún libro de autoayuda por ahí afuera explicando cómo, destrabando nuestros cerebros y haciendo uso del 100% de su capacidad, podemos conseguir el auto, la casa, el trabajo y la pareja que tanto queremos.

Pensemos

¿Qué siniestro mecanismo evolutivo habría de ocultarnos o de hacernos olvidar de hacer uso del 90% de nuestro órgano más importante? El mismo proceso de nacimiento y el tiempo de gestación de los seres humanos está adaptado especialmente a una característica fundamental: somos cabezones. Hay mecanismos emocionales, bioquímicos y psicológicos que han evolucionado para adaptarse al hecho de que cuando un bebe nace, puede hacer poco más que servir de pisapapeles: no puede alimentarse a sí mismo. Es más, es posible que se aniquile a él mismo al ahogarse en su propio vómito. Ahora, ¿Por qué habríamos de vivir semejantes problemas, por qué habría de adaptarse toda nuestra vida y biología a un cerebro que es 10 veces más grande de lo necesario?

Aun cuando este argumento, basado en nuestra biología, es bastante contundente, podemos conseguir otros argumentos mucho más simples y directos. ¿Alguna vez escucharon hablar de alguien que haya recibido un disparo en la cabeza y que se salvo porque le pegó justo en el 90% del cerebro que no usamos? Hoy en día sabemos que hay distintas partes del cerebro especializadas en distintas tareas, y que no usamos el 100% del cerebro todo el tiempo, de la misma manera que no usamos nuestro estómago al 100% todo el tiempo. Pensar que usar el 100% del cerebro todo el tiempo nos haría más inteligente es una extrapolación forzada, basada en una visión mecanicista e incorrecta de lo que es un aparato biológico. Hay razones biológicas de por qué no sería bueno usar todo nuestro cerebro todo el tiempo. Una de ellas es que el cerebro necesita descansar.

Por otro lado, si usáramos solo el 10% del cerebro, caemos en el problema de tener que hacer una de las siguientes afirmaciones:

–          Todos los animales usan el 10% de su cerebro.

–          Somos los únicos que usamos el 10% de nuestro cerebro.

La primera afirmación es absolutamente ridícula, no tiene sentido alguno. Implicaría que la naturaleza es absolutamente ineficiente. ¿Por qué habrían de evolucionar seres con cerebros más grandes si sus ancestros hacían uso de solo el 10% de su cerebro? ¿Por qué perduraría semejante ineficiencia durante toda la historia de la vida? Esta noción es simplemente absurda.

La segunda postura también carece de sentido, ya que si somos los únicos animales que hacen tan poco uso de su cerebro, no se explica que tengamos una inteligencia tan superior a la de los otros animales, ya que el 10% de nuestro cerebro es algo mucho menor al 100% del cerebro de otros animales. Si intentamos corregir esta postura, terminamos en la primera premisa.

Nuestra capacidad

Entiendo el encanto de pensar que quizás tenemos poderes ocultos que quizás algún día vamos a descubrir. Es, literalmente, la mitología detrás de los superhéroes. Sin embargo, creo que subestimamos nuestras capacidades al decir que solo usamos el 10% del cerebro. Sacamos de contexto nuestra humanidad y desprestigiamos nuestros esfuerzos al hacer semejante afirmación. Toda la gracia de ser humano es que es difícil, que hay que esforzarse, que hay que aprender. Pretender que somos el 10% de lo que podemos ser, cuando ya somos tanto, es simplemente insultante. Es obvio que algunos hacemos más uso de nuestras capacidades que otros, es tan evidente como que los autos en una autopista van a distintas velocidades, pero esto no puede constituir un argumento sobre un hecho biológico. Usamos nuestro cerebro, y mucho. Seguramente, cuanto más lo usemos, mejor.


Ciencia no ficcion @ Twitter!

agosto 19, 2009

Hice una cuenta en Twitter para aquellos que quieran seguir el blog desde ahi. Voy a publicar links y avisar cuando salen nuevas notas. El link es:

www.twitter.com/ciencianf


Ver lo que vemos

agosto 17, 2009

Hoy les traigo un estudio publicado en Diciembre del 2008 sobre la cual no leí nada en “los medios”. El titulo del estudio es “Reconstrucción de imágenes visuales de la actividad cerebral humana usando una combinación de decodificadores locales de imagen de multiescala”.

En español: saber que esta viendo alguien mediante la medición de su actividad cerebral.

Para medir la actividad cerebral se usó una tecnología llamada “Resonancia magnética funcional”. Es similar a una resonancia magnética solo que se concentra en medir la actividad cerebral. En inglés se le conoce como fMRI. Lo que se puede hacer con esta tecnología es medir el flujo de sangre en distintas partes del cerebro.

Los resultados del estudio son sorprendentes. Midiendo el flujo de sangre en el cerebro, pudieron determinar que estaba viendo una persona. Los sujetos de estudio primero miraban figuras diseñadas para calibrar el decodificador de imágenes. Una vez hecha la calibración el objetivo era determinar con precisión que estaba viendo la persona. Las imágenes que fueron capaces de obtener son en blanco y negro y de bajísima resolución, pero no dejan de ser sorprendentes:

dn16267-2_300

La palabra “neuron” que se encuentra más arriba es lo que vio uno de los sujetos. Las imágenes siguientes son las que pudieron visualizar con el decodificador. Como podrán ver, no es perfecto pero lo importante es que prueba el concepto: prueba que esto se puede hacer.

Lo más interesante de esto es que la parte del cerebro que estaban estudiando también entra en actividad cuando soñamos o cuando pensamos en algo. Parte de la diversión de estos descubrimientos es ver que viene después, es ver como los grupos de investigación se van pasando la bola, trabajando y mejorando el trabajo del grupo anterior. El mito del científico encerrado en su laboratorio haciendo todos los descubrimientos no es real: hoy en día la ciencia avanza con la colaboración de gente de todo el mundo. Un siguiente experimento sería ver si simplemente visualizando el cartel con la palabra el equipo decodificador puede conseguir los mismos resultados, o intentar aumentar la resolución del decodificador. Lento pero seguro, esto va a ir avanzando.

Eso si, no tengan miedo de que el día de mañana alguien sea capaz de leer sus pensamientos en forma remota ni nada por el estilo. Incluso si esta tecnología avanza al punto de poder grabar nuestros sueños, el equipo necesario es caro, grande y uno necesita estar dentro de el. Les dejo un video que muestra en tiempo real la obtención de imágenes con el decodificador:


Nanotecnología

agosto 12, 2009

Si no escucharon hablar de Nanotecnología entonces necesitan ver un doctor o empezar a leer otros diarios. Hace poco, hablando con una amiga sobre “el futuro” empecé a hablarle sobre este tema. Para mí, hablar de estas cosas me genera un pequeño conflicto: por un lado no quiero caer en el optimismo desmesurados que expresan algunos cuando hablan de estas cosas; por el otro, esta tecnología parece sacada de una película de ciencia ficción y promete mucho. Para que se den una idea, le dije a mi amiga “esta tecnología puede llegar a ser la definición de la palabra “futuro”.”.



¿Que es?

“Nano” es un prefijo que significa 10-9, o sea 0,000000001. Un nanómetro, para que se den una idea, es a un metro lo que una canica es a la Tierra. Nanotecnología se entiende entonces como “la tecnología de lo muy chico”. Esto es nada más y nada menos que la manipulación de átomos, individualmente, para crear máquinas. Esta tecnología nos va a permitir hacer máquinas más pequeñas que cualquier ser vivo en este planeta.

La nanotecnología podría, si cumple con nuestras expectativas, alterar nuestra forma de vida a un nivel tal que es difícil imaginarlo. A primera vista es difícil entender que tan importante o trascendente puede ser hacer máquinas más chicas. ¿No es eso lo que hacemos todos los días? Si, pero no en esta escala. Cada día las computadoras, nuestros equipos MP3 y las cámaras de video se hacen más chicas. La nanotecnología haría las cosas tan chicas que serían virtualmente invisibles, y permitiría hacer cosas antes impensables. Imagínense una radio 1000 veces más chica que el grosor de un cabello humano. Bueno, no necesitan imaginarla:

http://news.nationalgeographic.com/news/2007/11/071105-smallest-radio.html

Y esa noticia tiene casi 2 años.



El futuro

Cuando dije que esto es la definición de “futuro”, me refería exactamente a eso. Sería posible en unos años crear nanomáquinas que, literalmente, nos darían superpoderes. Imagínense poder pasar 30 minutos abajo del agua sin salir a la superficie para tomar aire gracias a tanques de aire comprimido, millones de millones de ellos, liberando aire en nuestro torrente sanguíneo. ¿Y como llegarían ahí? Fácil: Los tomamos en un vaso de agua. Serían tan chicos que podríamos ingerirlos sin siquiera darnos cuenta. Esto último es un poco atemorizante…

Las nanomáquinas podrían comportarse como una arena multiuso, capaz de crear objetos a gusto en cualquier momento, y no tendríamos que guardarlas en ningún lado: las podríamos llevar sobre nuestra piel, tan imperceptibles e invisibles como el polvo que tienen ahora sobre sus brazos. ¿Tienen un problema de caries? No hay problema, un ejército de nanomáquinas eliminaría las bacterias y reconstruiría el diente. ¿Necesitan una computadora? Las nanomáquinas en su ojo armarían un monitor.

Como esto pero en forma de polvo invisible

Como esto pero en forma de polvo invisible

El problema de escribir sobre esto es que en cierta manera, la imaginación es el límite. Hoy en día ya se hacen nanotubos de carbono, que son de unos cuantos átomos de carbón de ancho. Estos tubos tienen propiedades estructurales absurdamente superiores a cualquier cosa que se usa hoy en día para construir. Esto significa que se podrían construir edificios mucho, muchos más altos, cables mucho más delgados, autos más livianos, etc.

Estructura de los nanotubos

Estructura de los nanotubos

Y esto es solo la punta del iceberg. Cuando salió la Internet la gente, especulando a futuro se imaginaba que bueno iba a ser poder ver fotos y videos. Nadie se imaginó la Web 2.0, la blogosfera, las redes sociales, etc. Ciertamente, cuando inventamos la computadora nadie se imaginó nada de esto. La verdad es que, probablemente, no tengamos ni idea de las oportunidades que ofrece esta tecnología.

El rango de aplicación es inmenso. Desde la capacidad de combatir células cancerigenas en forma mecánica, y con precisión quirúrgica hasta la capacidad de literalmente transformar un material en otro en forma casi instantánea, incluso si se cumple el 0,1% estas predicciones, el mundo va a cambiar drásticamente. Tan serio es el tema que hay una genuina preocupación en la comunidad científica, las universidades y los gobiernos.




Plaga gris

Supongamos que tenemos un adorable robot, varias veces más chico que un grano de sal. Trabajamos duro y gastamos mucha plata para crearlo, pero uno solo no sirve de nada. ¿Que hacemos? Bueno, le podemos decir que fabrique otro robot igual a el: que se replique. Lo que sigue es un extracto del libro “Engines of Creation” de Eric Drexler:

“Así, el primer replicador ensambla una copia suya en mil segundos, entonces los dos replicadores ensamblan dos más en los siguientes mil segundos, esos cuatro construyen otros cuatro, y los ocho construyen otros ocho. Después de diez horas, no hay 36 nuevos replicadores, sino más de 68.000 millones. En menos de un día, pesarían una tonelada; en menos de dos días, sobrepasarían el peso de la Tierra; en otras cuatro horas, excederían la masa combinada del Sol y todos los planetas… si el reservorio de elementos químicos no se hubiera agotado mucho antes.”

Ahí lo tienen. Nada menos que el fin del sistema solar en 1 día y 4 horas.

¿Que si hacemos nanoplantas? ¿Nanovirus? ¿Nanobacterias? Las nanomáquinas ofrecen la oportunidad de crear vida mecánica, desde su nivel más básico. Y lo peor, es que sería vida mucho más eficiente y resistente que la vida como existe en la tierra, capaz de ganarnos en nuestro propio juego a una velocidad épica.



Que ahora

Seguir investigando. El Apocalipsis nanotecnológico de 28 horas esta lejos en el horizonte. Esta rama de investigación ofrece un sinnúmero de oportunidades y ventajas. El campo de la medicina sería quizás el más beneficiado ya que parece evidente que no vamos a encontrar una cura para el cáncer que no sea mecánica. El reciclado de materiales quedaría en la historia, dando paso al “transformado” de materiales. Como dije antes, las posibilidades son casi tan grandes que la imaginación entra en juego.