La ciencia y los medios

Leyendo los diarios y viendo los canales de noticia, uno tiene la impresión de que estos “científicos” cambian de parecer en forma diaria. ¡Un día afirman algo, al otro día afirman lo contrario y al otro vuelven a afirmar lo que decían antes! Parece algo sacado de la novela 1984. Un día sale una noticia que nos dice que la vitamina C es vital para nuestra salud. Tiempo después, sale otra diciendo que no, la vitamina C no ayuda a prevenir el resfrío ni nada de eso. Durante un tiempo, hay indignación pública porque astrónomos reunidos en algún lugar del mundo están decidiendo si Plutón será considerado o no como un planeta.

Algunos, ante tanto ir y venir, llegan a la conclusión que los científicos “no saben nada”. ¿Puede ser que el problema se encuentre del otro lado de la cadena? Yo creo que, en gran parte, sí. No es ningún misterio que a los medios les gusta exagerar, les gustan las noticias controversiales y especialmente, las malas noticias. No hace falta ir muy lejos para ver el desastre de desinformación que han provocado los medios con el virus H1N1. La gripe porcina ha sido LA noticia en los últimos meses. Pero, ¿se justifica? ¿Cuál es la verdadera ciencia detrás de estos circos mediáticos?

Generalmente, se sacrifica un poco la verdad y la rigurosidad para agilizar el proceso de publicación y para hacer que la noticia sea más atractiva. Este proceso involucra al trabajo científico, al científico que habla con la prensa, al reportero, al editor y quizás alguna gente más. El problema es que de un lado el interés es por el conocimiento científico y del otro, es “la noticia”. Hace un año o más, se creo un objeto microscópico que era invisible a la luz. Para los medios, “la capa de Harry Potter“. Esta tecnología esta siendo desarrollada para crear cosas como computadoras millones de veces más potentes a las actuales, no para crear ropa invisible. Los medios fallaron en ver la relevancia y la realidad de la tecnología. Ellos hablaban de ropa invisible y de la controversia y el pánico social que ocurriría si pudiésemos ocultarnos tan efectivamente. Es, quizás, un problema en la percepción de la escalabilidad de estas cosas.

Me refiero a la exageración. Alguien que no entiende los conceptos básicos de lo que se esta hablando es capaz de exagerar enormemente las cosas sin darse cuenta de lo absurdo que suena. Para el periodista, quizás es lógico concluir que, si pudieron hacer una partícula invisible de 50nm de tamaño, podrán hacer ropa invisible en el futuro cercano. Como no tiene noción de lo que es la luz, un nanómetro o del proceso de fabricación, no puede saber si esta subestimando o sobreestimando las capacidades de la tecnología.

Los ensayos

Hay errores más importantes, generalmente respecto de información sobre la salud. Acá el error es de otro tipo: no es tanto una exageración como una falta de conocimiento básico sobre como funciona la ciencia. Generalmente, ningún científico va a afirmar algo a favor o en contra de un tratamiento basado únicamente en un ensayo clínico, o un experimento de cualquier tipo. Los medios, sí. Es por esto que un día el vino es bueno para la salud y al otro, no tanto. Durante un tiempo la locura es por las vitaminas, luego son los antioxidantes, luego es por los “Uno al día”, mañana, será por otra cosa. Rara vez se trata de algo que se cree es maravilloso que luego resulta no serlo. Nuestra biología, especialmente, es mucho más compleja de lo que este tipo de pensamiento, donde las cosas son o blancas o negras, es capaz de revelar. Los estudios a veces dan positivos, a veces son inconclusos y a veces son negativos. Las decisiones y las afirmaciones se basan en todos ellos. Hay que saber entender que un estudio positivo con 100 personas no es lo mismo que uno negativo con 20000, que un estudio donde el paciente se autoevalúa no es lo mismo que uno donde el resultado es medible directamente. Todas estas sutilezas son bastante interesantes, pero no parecen ser del interés de quien las reporta.

Ojo, no digo que los científicos no sean infalibles: hay casos famosos, como el de la “fusión en frío” donde los investigadores, en vez de publicar un articulo en un journal, llamaron a una conferencia de prensa. Cuando un investigador publica un libro (como casi todos los “investigadores” de lo paranormal, i.e. Emoto) antes que un artículo en una revista, o cuando llama a una conferencia de prensa antes de dejar que otros lean y critiquen su trabajo, va en contra de lo racional y se expone a la posibilidad de perder credibilidad, sacrificando el trabajo científico legítimo por una mayor y más rápida exposición mediática.

Por que es importante

Al reportar mal sobre los riesgos de las vacunas, o sobre los beneficios y/o riesgos de algún medicamento, el periodista esta comprometiendo la salud de la gente. No solo dificulta el trabajo científico si no que su desinformación crea confusión en la gente y compromete su capacidad de tomar decisiones. En definitiva, el avance científico carece de aplicación y sus beneficios son eliminados si se entrena, mediante la desinformación y los bajos estándares de rigurosidad, a la población a temer a la ciencia.

La reacción de la comunidad científica ante esta situación es muy clara: están tomando el trabajo en sus propias manos. Cada día surgen nuevos blogs y nuevas paginas sobre ciencia escritas no por periodistas sino por la comunidad científica. Este fenómeno esta acelerando y perfeccionando la velocidad y precisión de las noticias científicas y está ayudando a detectar y denunciar la mala información presentada en los medios. A mí me enorgullece poner mi granito de arena y tratar de ayudar a este mayor entendimiento público de la ciencia, sus ideas y su forma de pensar. Viviendo en una sociedad tan impregnada de tecnología como la actual, es imperativo que sepamos algo de ciencia, ya que es un componente fundamental de nuestra realidad.

 

2 respuestas a La ciencia y los medios

  1. He dado con tu blog buscando información para un amigo sobre estudios serios a la “Tilma de Juan Diego”, me he quedo leyendo algunos de tus artículos y son muy interesantes. Pero siento que la extensión es poca para lograr que sea entendio en su justa medida.

    Se por experiencia que un blog no da mucho espacio para explayarse en un tema y menos aún cuando ese tema intenta despertar al lector común al raciocinio de la ciencia.

    Soy un convencido de que explicar hasta el más mínimo detalle en un artículo, logra que muchas mentes despierten a la curiosidad de la investigación, y más aún cuando se trata de temas cotidianos a los que no se les pone mucha atención, como por ejemplo lo que hablas sobre la percepción.

    Carl Sagan era un maestro en esto, y he tratado de seguir su ejemplo en lo que hago, claro que no es a nivel científico pero si al nivel de mi propio entendimiento de las cosas.

    Mi guía es no quedarme con dudas y leer lo que esté a mi alcance. Me he identificado totalmente con el artículo “CREER”, y he disfrutado mucho “¿Por qué Ciencia?” y “Rods/Skyfish”, de este último hice una investigación que he publicado en mi blog, y en especial disfrute “OVNIS: La verdad está ahí afuera”, pues mi tema favorito son OVNIS. Concuerdo con tu percepción de las cosas sobre este tema, pues me ha tocado verlo de cerca.

    Saludos desde México.

  2. […] ciencia en “La Nación” Ya he tratado el tema del mal reportaje de noticias científicas por parte de la prensa. Hoy ha aparecido un claro ejemplo de esto. El diario “La […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: