En defensa de la tecnología y la sociedad humana

septiembre 21, 2010

Es innegable que como humanos, estamos ligados naturalmente al uso de herramientas. Al contrario de lo que piensan o creen algunos, principalmente por cuestiones ideológicas personales y no por el uso de la observación, esta no es una condición impuesta por la sociedad o la cultura. Desde temprana edad el ser humano se presenta en la forma de un torpe experimentador: toca, mira, saborea, mueve, empuja, tira y golpea todo lo que tiene a su mano. Y lo que se encuentra más lejos de su alcance, pronto aprende a alcanzar. Tal es asi que esa curiosidad puede resultar fatal sin la presencia de un adulto. Nuestro amor por las herramientas y por su practicidad es innato, no es cultural.

Cabe entonces hacer una pregunta que se hace con lamentable infrecuencia: ¿el hombre inventó la herramienta o la herramienta inventó al hombre?

Muchos animales, usan herramientas, esta no es únicamente una característica humana. El nido de un pájaro podría ser considerado una herramienta. Muchos pájaros también usan rocas para romper huevos o palitos para juntar insectos. Este uso de las herramientas y las técnicas para utilizarlas es lo que llamamos Tecnología. Hoy en día vivimos inundados por ella. Todos los elementos que usamos a diario están infundidos con cientos de miles de año de conocimiento acumulado sobre cómo hacer. Un celular, por ejemplo, combina nuestras habilidades metalúrgicas, el control de la electricidad, la matemática, la lógica, las técnicas de extracción y refinamiento de petróleo, la manipulación de sustancias transparentes y/o reflectivas, el almacenamiento de energía, la creación y detección de ondas electromagnéticas, la codificación de información, etc.

Mucho se escribe hoy sobre la tecnología, principalmente desde un enfoque negativo, con una postura de sorpresa ante los cambios que esta tiene sobre nuestra sociedad, sorpresa que puede existir únicamente si se tiene una profunda ignorancia de nuestra historia como especie. ¿Qué terribles y apocalípticos textos hubiesen escrito entonces estos autores, de haber presenciado la revolución tecnológica más trascendental de toda la historia humana: el dominio del fuego? Asi es, a pesar de lo que una vasta cantidad de columnistas nos quiere hacer creer, la era de la internet y de las comunicaciones no ha producido el cambio más radical de nuestra historia. La internet y los celulares han cambiado la forma en la que nos comunicamos. Los cambios que ha experimentado la sociedad a lo largo de todo el siglo XX y lo que va de este no le llegan ni a los talones del cambio que trajo el fuego. El fuego, convirtió a un primate en un ser humano.



Forjado en fuego

Al principio uno no se da cuenta, pero la capacidad de controlar al fuego es, para un animal primitivo, algo muy cercano a una máquina del tiempo.

¿Coincidencia?

El fuego tiene la capacidad de extender las horas útiles del día enormemente. No me refiero únicamente a su capacidad de iluminar, que no es un factor menor. Me refiero también a la capacidad de cocinar la comida.

Antes de controlar el fuego el tiempo que teníamos disponible para nuestras actividades era esa franja entre la salida y la puesta del sol. Entre esos dos eventos había que hacer todo aquello que es indispensable para que la especie siguiera con vida: conseguir alimentos, asegurar un refugio, defenderse de los depredadores, construir herramientas, alimentar y educar a los jóvenes. El tiempo para otras actividades, como por ejemplo, desarrollar un lenguaje o construir instrumentos musicales era escaso por no decir inexistente. El fuego cambia todo esto. Ahora el día dura 24hs. No solo eso, si no que el fuego nos permite cocinar la carne, lo que alarga su vida y reduce la transmisión de enfermedades. Es decir, el fuego alarga los días, reduce el tiempo de las actividades básicas para la supervivencia y aumenta la expectativa de vida. El fuego nos dio el tiempo que necesitábamos para desarrollarnos.

Si el fuego nos cambió tan profundamente para el bien, ¿por qué hay tanta aversión a la tecnología? ¿Por qué ese miedo? La respuesta simple es que el miedo no es a la tecnología, si no al cambio mismo. Es miedo a la incertidumbre generada, no al crecimiento de las redes sociales.



La naturaleza humana

La idea de que la tecnología produce cambios radicales en la sociedad humana no es nueva, y el miedo a estos cambios, tampoco lo es. Lo que sí es nuevo, es pensar que uno es el primero en darse cuenta de esto. ¡El ser humano no puede vivir sin tecnología, porque su capacidad de desarrollar y controlar la tecnología es una de sus características principales como humano! La idea de que hoy vivimos “aislados de la naturaleza” tiene validez si la aplicamos a la naturaleza externa, si nos estamos refiriendo a que vivimos lejos de otros animales y de las plantas, pero no si nos referimos (y muchos lo hacen) a nuestra propia naturaleza. La sociedad en la que vivimos, la sociedad humana, es producto íntimo de nuestros impulsos naturales. Encuentro profundamente equivocada y antihumana la idea de que nuestra terrible capacidad de poblar el planeta es de alguna manera producto de algo siniestro. Pero, veamos otros animales y como ellos viven en armonía con la naturaleza y con las otras especies:

Deforestación via antílope

El zorro no esta ahi para amigarse con los patos (blancos) del fondo

Supongo que las hormigas están con los mismos problemas que nosotros. Si pudieran hablar, quizás nos contarían sobre como su sociedad destruye el ecosistema a su alrededor, sobre las pobres condiciones laborales y lo sobre-trabajadas que están. En el hormiguero, nada más que hormigas. Que terribles, las hormigas, tan reacias a incluir abejas en sus guaridas. También los monos nos contarían sobre lo tristes que están viviendo solos, comunicándose únicamente con individuos de su propia especie.

Salvo quizás la especie más adorable del planeta, el perro, el deseo de rodearse de seres de otras especies es algo extrañamente humano y moderno. Destinamos grandes áreas con ese único propósito en mente. Reservas naturales, zoológicos y acuarios. Incluso hay algunos que tienen mascota, o dejan comida a los pájaros. Somos el único animal que comparte tanta comida y que gasta tanto tiempo en asegurar el bienestar de otras especies.

Si, vivimos aislados de “la naturaleza” en nuestra megaciudades, ¿pero que otro animal no lo hace? Los casos de animales relacionándose amigablemente con otros de otra especie son poquísimos. De hecho, la razón número uno por la cual un animal quiere acercarse a otro es siempre la misma: comida. Los parásitos y los depredadores son los más amigables de hecho.
Lamentablemente, existe la idea de que esto está mal. Está mal que no vivamos en el medio de un bosque, aunque si viviéramos en un bosque le daríamos un flechazo a cualquier mono que se atreva a entrar a nuestro territorio a robar manzanas. Así es, lo correcto, aparentemente, sería vivir en el medio de la jungla con la idea de que si amamos a la naturaleza lo suficiente, ella nos amará de vuelta. Peor a pesar de la persistencia de estas ideas, conozco pocos amantes de “lo natural” que disfrutarían estar rodeados de ciempiés, de abejas o de leones. No, la vasta mayoría ama la naturaleza, pero tiene que ser la naturaleza sin mosquitos, sin perros salvajes al acecho y con las vacas lo suficientemente cerca para la leche pero lo suficientemente lejos para asegurar la comodidad de nuestras fosas nasales. Naturaleza, pero sin frio ni calor, templado digamos. Con agua cristalina, sin cangrejos… o con cangrejos, pero los ricos, no los feos. Con suficientes pescados para comer y mirar, pero no tantos que atraigan tiburones. Delfines siempre, eso si.

Nuestra sociedad no está podrida ni nuestra humanidad abandonada. Si eso es lo que vemos, es quizás porque somos tan humanos, tan apartados de la naturaleza y del resto de los animales, que somos los únicos seres vivos capaces de confundir su propio éxito con el fracaso. Fuimos tan efectivos en desarrollar herramientas y tecnologías para conseguir comida y construir refugios, que nos dimos a nosotros mismos el regalo del tiempo, y con ese tiempo, aprendimos, nos comunicamos, inventamos cosas como el deporte, la música, la literatura y el “no hacer nada”. Y ahora, cuando tenemos más tiempo para compartir ideas y para pensar que nunca antes en la historia, nos miramos y nos criticamos por tenerlo, por haber ganado, por haber sido tan efectivos. Si quieren contacto con la naturaleza, vayan, hagan lo que quieran: tienen el tiempo para hacerlo, al contrario de aquella naturaleza que van a visitar. El antílope no tiene vacaciones de ser perseguido por los lobos como para ir a ver en que andan los elefantes. Disfrútenlo, son el único animal que tiene ese lujo, pero no lo hagan por culpa, no se crean el mito, esa mentira de que han metido la pata, de que traicionaron a la madre naturaleza. La madre naturaleza es más la violenta golpeadora que se las ingenia para matarlos que la que se preocupa por que lleven su abrigo. No hace falta que me crean: ella ha sido tan efectiva que aniquiló al 99,9% de todas las especies que llegó a crear.

Está bien que nos demos cuenta de que podemos hacer las cosas mejor, que monitoreemos nuestro impacto, que lo midamos y lo tratemos de reducir, pero no piensen que somos los únicos. Hay fuerzas mucho más destructivas que nosotos, y todas son igual de “naturales”. El volcán de cúspide nevada es muy lindo hasta que explota, y los pájaros son muy lindos hasta que son plaga. Lo que no nos gusta son los extremos. Mucho de algo o muy poco no nos viene bien, pero lamentablemente, el mundo es así. Hace 200.000 años había muy pocos humanos y demasiados tigres. Hoy, quizas demasiados humanos y pocos tigres. ¿Mañana? Mi punto es que no odien, ni camuflen, ni mientan para ocultar la verdad, pensando que somos algo que no somos, y que el mundo es una fantasía donde los caballos hablan y todos se llevan bien. El ser humano es humano, es natural, y por lo tanto, fallido y mortal, y como todo lo demas, debe matar o morir. Su única diferencia es que se puede dar el lujo de pensar como lo va a hacer, y de tratar de minimizar su impacto sobre el mundo, pero esta perspectiva tiene que estar en este contexto, un contexto que tenga en cuenta la realidad, y no la fantasía.



¿Estas en contra de todo lo dicho en esta nota? ¿Te sientes ofendido por ella? Excelente, eso significa que tenes algo que te importa bastante. ¿Tenes una opinión totalmente contraria a la expresada acá? Escribí tu comentario. ¡Tu opinión y tus críticas son bienvenidas, y serán respetadas mientras respetes las opiniones y críticas de otros!

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine


El alunizaje: ¿Realidad o Fraude?

diciembre 9, 2009

Este es un articulo que quiero escribir desde que empecé el blog, y al cual quiero darle particular importancia. Por esto, voy a dividir el articulo por partes, y tratar de mencionar los principales argumentos que son utilizados para apoyar la noción de que el alunizaje fue una farsa, y que nunca ocurrió.

Creo que el alunizaje constituye uno de los hitos en el desarrollo de la capacidad humana y de nuestro progreso. A mucha gente no le parece muy importante, pero creo que no se dan cuenta realmente de lo que este éxito implica. La Luna es un objeto que ha podido observar todo animal que ha vivido en este planeta. Su presencia llama la atención y despierta el asombro en todos nosotros, pues todos hemos admirado en algún momento su belleza y su forma. Durante miles de años el hombre ha explorado el mundo. Los primeros exploradores recorrían la tierra a pie o en un barco, adentrándose en lo desconocido. El objeto a explorar era muchas veces desconocido y por eso se exploraba. Con la Luna sucede algo distinto: la descubrimos desde pequeños, pero permanece por siempre inalcanzable.

Pero, ¿llegamos a la luna? ¿Que podemos presentar que demuestre que si? ¿Solo algunos videos que podrían ser filmados en estudios, unas fotografías que presentan inconsistencias y otras evidencias que provee un gobierno que se jugaba el todo por el todo y que se vio beneficiado enormemente por la noticia de este evento?

El tema es verdaderamente extenso, y los argumentos en contra del alunizaje son variados. En primer lugar, hay que entender la magnitud de los eventos que se comparan. Por un lado, la tarea descomunal de llevar a un hombre a la Luna, que implica el diseño de una nave que proteja a los astronautas de la radiación solar y del frío del espacio, un sistema modular que permita alunizar y volver, el desarrollo de un sistema de comunicación y de un traje espacial, el entrenamiento de los astronautas para su misión, etc. Por otro lado, se presenta la idea de que todo fue un gran fraude. Esto requiere la creación de un estudio de filmación que permita simular el movimiento de un ser humano en la luna, un elaborado sistema de información que impida que se descubra el secreto, la recolección o fabricación de “piedras lunares” y de otra evidencia para evidenciar el éxito de la misión, etc.

Parece bastante sencillo, pero de entrada surge un problema. La segunda premisa abarca muchas mas tareas que la primera. Si, argumento que es mas difícil hacer un falso alunizaje que realmente llevarlo a cabo. Déjenme explicarles por que:

Hay un montón de cosas que uno debe hacer si planea ir a la Luna, que también deben hacerse si planea engañar a la gente. Ante todo, el diseño y construcción de una nave espacial. Una nave espacial diseñada y construida no por un solo país, si no por gente de todo el mundo, ya que seguramente, no todos los tornillos, arandelas, chapas y perfiles de la misma eran “Made in the USA”. Si uno piensa engañar a la gente, debe construir la nave de todas formas, pues algo tiene que ser lanzado al espacio. Ambos objetivos comparten esta tarea en común, y comparten muchas otras más también No es necesario que cumplan la tarea, si no de que convenzan a la comunidad científica mundial, y en particular a los científicos de los países comunistas, que podían cumplirla. En resumen:

– Diseño y construcción de una nave espacial que lleve combustible necesario para llegar a la Luna y volver.
– Diseño y construcción de módulos espaciales que aseguren la supervivencia, el alunizaje y la extracción de los astronautas.
– Diseño de trajes espaciales que aseguren la supervivencia de los astronautas y que permitan que realicen sus tareas.
– Obtención de un combustible capaz de realizar el viaje.
– Transmisión de señales de radio desde la Luna o cerca de ella, que puedan ser captadas desde la tierra y que evidencien la trayectoria planeada y fenómenos como el retraso en la comunicación
– Obtención o creación de rocas que puedan pasar como rocas lunares ante gran escrutinio por parte de la comunidad de geólogos y astro-físicos.

Estas son consideraciones que, por mi experiencia, la mayoría de quienes no creen en el alunizaje, no han considerado. Son cosas sobre las cuales la gente que conoce y se ve persuadida por argumentos sobre fotografías o sobre el movimiento de la bandera no ha dedicado mucho pensamiento.

Encontramos entonces que, extrañamente, la teoría de la conspiración debe incluir, necesariamente, un montón de tareas en común con el alunizaje en si. De hecho, son exactamente las mismas tareas, menos el alunizaje en si, y agregando la creación del estudio y la filmación de las misiones. Esto es algo particularmente extraño de esta teoría.

No voy a entrar en detalle ni a hablar sobre las hipótesis más extravagantes, las que pueden llegar a plantear que nunca se mandó un cohete, que todo es falso, incluso el despegue. Estas posturas no salen de una mala interpretación de la evidencia o de la ciencia si no de una negación sistemática y especifica de la realidad. Nunca subestimen la rareza que pueden alcanzar las teorías conspiratorias…

Fotos y videos

La argumentación mas tradicional de por que no llegamos a la luna tiene que ver con las fotografías y los videos que fueron tomados. Supuestamente presentan una serie de inconsistencias que no deberían presentarse si hubiesen sido sacadas realmente en la Luna. Comentario a parte: vaya uno a saber por que los exitosos creadores del fraude mas grande de la historia, evidentemente personas inteligentes y talentosas, fueron incapaces de trucar bien unas cuantas fotografías y unos videos. En fin, veamos algunas de las anomalías en cuestión

Las sombras no son paralelas.

En la Luna, la única fuente de luz disponible para sacar las fotos es el Sol. Al encontrarse muy lejos, los rayos de luz del mismo llegan paralelos, y por lo tanto, las sombras proyectadas por los objetos deberían tener siempre el mismo sentido. Según este razonamiento, debería ocurrir lo mismo en la tierra, ya que aquí también los rayos llegan en forma paralela. Sin embargo, podemos encontrar sombras no paralelas. Si alguna vez estuvieron en una playa, piensen en el terreno de la playa. Las irregularidades en el terreno alteran la sombra de los objetos, haciendo que no sean paralelas. En las fotografías de la Luna, la mayoría de las sombras son producto de rocas o el terreno, que son geométricamente irregulares. Tenemos entonces objetos irregulares proyectando sombras sobre terreno irregular. No se espera ver sobras paralelas bajo estas condiciones y quien pretenda lo contrario esta equivocada. De hecho, incluso con terreno regular, la perspectiva se encarga de eliminar las sobras paralelas. En las fotos sacadas de dia, sean en la Luna o en la Tierra, encontraremos siempre ambos efectos. Ejemplo:

No hay estrellas

En esta foto de la tierra y la luna, sacada durante el proceso de acoplamiento del módulo lunar con el módulo de comando, podemos observar que no hay estrellas. ¿Como puede ser que no se vean estrellas desde el espacio? Es una buena pregunta. Sucede que no importa si estamos o no en el espacio en realidad. La tierra también esta “en el espacio” y sin embargo, hay un momento en el que no vemos estrellas: durante el día. Las misiones a la Luna se llevaron a cabo en zonas iluminadas por el sol, por razones obvias. No olvidemos que la luz de la luna es en realidad el reflejo de la luz del sol, y que alumbra claramente durante la noche. Los astronautas estaban sacando fotos, de día, parados en una superficie reflectora. Por ende, no se ven las estrellas. Si, realmente es tan sencillo como “era de día”.

Focos de luz

En algunas fotos, partes de la foto están iluminadas de forma tal que parece haber una fuente puntual de luz, la idea siendo que se trata de los reflectores usados en el estudio de filmación. Sin embargo, esto ignora la irregularidad del terreno y la característica del polvo lunar. El mismo actúa en forma similar a la pintura usada en carteles viales, concentrando la luz en algunos puntos, creando estos patrones.

Las huellas del vehículo lunar

¡Las huellas no terminan en las ruedas!


Este argumento es ciertamente uno de los que me parece más rebuscado y realmente tangencial a todo el asunto. Supuestamente, las huellas del vehículo no se alinean con las ruedas del mismo en varias fotografías. Esto es cierto, pero, creo que es de esperar que un vehículo que viaja en un mundo con una gravedad de un sexto de la de la tierra, que pesa 200kg (en la Luna), moviéndose sobre terreno irregular con algunas partes blandas y otras duras inevitablemente va a resultar en un desfasaje entre las huellas y la posición de las ruedas. Si uno ve un video del mismo andando por el paisaje lunar puede evidenciar lo caótico que es:

Noten también las plumas de polvo en este video. ¿Alguna vez vieron polvo salir volando de esa manera? El polvo sale volando con la forma de la rueda e incluso, al frenar, se adelanta a la misma. Eso solo puede ocurrir en una gravedad inferior a la de la tierra.

¿Que significa?

No solo estos argumentos no tienen validez y se caen a pedazos ante el menor intento de explicarlos, si no que además, incluso si fueran ciertos, no serían evidencia de una conspiración. Serían evidencia, únicamente, de las pésimas aptitudes fotográficas de los astronautas, o de la falsedad de algunas imágenes del alunizaje. No se confundan, a lo que me refiero es que estrictamente, no constituirían evidencia de una conspiración si no que serían evidencia en contra de la misma, ya que demostraría una clara ineptitud de la gente que realizó las filmaciones. Ahora, ¿cómo puede una masiva conspiración de de 40 años, que involucra a decenas de miles de personas ser creada por gente que no puede recordar alejar un foco de luz de la toma para que no quede una parte más brillante que la otra? Supongo que es una respuesta que debe ser respondida por otro.

Esta es la primera parte del análisis. Espero terminar la segunda parte mañana o el Viernes, la cual va a tratar temas que considero más interesantes, particularmente, un poco sobre la física de los vuelos espaciales, la física en la luna, el mito de la bandera movediza, la incapacidad del módulo lunar de escapar la Luna y otros….

El alunizaje – Parte 2

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine


El mito del 10% del cerebro

agosto 20, 2009

El mito de que usamos solo el 10% del cerebro es, lamentablemente, sumamente popular. Personalmente estas creencias que reflejan claramente una especie de desprecio oculto hacia el ser humano me obligan a refutarlas cada vez que las escucho.

Su origen

Al parecer, el origen del mito del 10% viene de una cita de William James, un psicólogo y filósofo estadounidense quien escribió en un artículo, “Las energías del hombre” (The Energies of Men, 1906) la siguiente oración:

“We are making use of only a small part of our possible mental and physical resources.”

“Estamos haciendo uso de tan solo una pequeña parte de nuestros posibles recursos físicos y mentales.”

De alguna manera, esta opinión fue transformada en la afirmación factual “solo usamos el 10% de nuestro cerebro”. Otras fuentes atribuyen la idea a comentarios hechos por Einstein, que le otorga al mito un peso autoritario: si Einstein lo dijo debe ser cierto. Como la mayoría de estos mitos, este se esparce de persona a persona sin una gota de pensamiento al respecto de lo que se está diciendo. ¿Realmente pensamos que los neurólogos estudian solo el 10% del cerebro? ¿Que sentido tendría estudiar aquello que no usamos?

100% vs 10%

100% vs 10%


Quiero creer

Este concepto de usamos una ínfima cuota de nuestra capacidad real sirve como argumento a favor de todo tipo de tonterías. No tenemos poderes telepáticos porque solo usamos el 10% del cerebro. Si usáramos el 100% seguramente podríamos comunicarnos telepáticamente, o mover objetos con nuestra mente, o lo que sea. Esto es similar a decir que si el brillo de nuestro monitor esta al 10%, al ponerlo en 100% vamos a transformarlo en una estrella y crear un sistema solar. Comunicarse con los muertos, ver el futuro (o el pasado) o controlar el rumbo de nuestras vidas, todo esto sería posible si tan solo pudiésemos destrabar nuestras habilidades adormecidas.

Esto último ya forma parte de una expresión de deseo típica de nuestra especie: “Podría hacer todas estas cosas maravillosas si tan solo usara todas mis capacidades”. Debe haber algún libro de autoayuda por ahí afuera explicando cómo, destrabando nuestros cerebros y haciendo uso del 100% de su capacidad, podemos conseguir el auto, la casa, el trabajo y la pareja que tanto queremos.

Pensemos

¿Qué siniestro mecanismo evolutivo habría de ocultarnos o de hacernos olvidar de hacer uso del 90% de nuestro órgano más importante? El mismo proceso de nacimiento y el tiempo de gestación de los seres humanos está adaptado especialmente a una característica fundamental: somos cabezones. Hay mecanismos emocionales, bioquímicos y psicológicos que han evolucionado para adaptarse al hecho de que cuando un bebe nace, puede hacer poco más que servir de pisapapeles: no puede alimentarse a sí mismo. Es más, es posible que se aniquile a él mismo al ahogarse en su propio vómito. Ahora, ¿Por qué habríamos de vivir semejantes problemas, por qué habría de adaptarse toda nuestra vida y biología a un cerebro que es 10 veces más grande de lo necesario?

Aun cuando este argumento, basado en nuestra biología, es bastante contundente, podemos conseguir otros argumentos mucho más simples y directos. ¿Alguna vez escucharon hablar de alguien que haya recibido un disparo en la cabeza y que se salvo porque le pegó justo en el 90% del cerebro que no usamos? Hoy en día sabemos que hay distintas partes del cerebro especializadas en distintas tareas, y que no usamos el 100% del cerebro todo el tiempo, de la misma manera que no usamos nuestro estómago al 100% todo el tiempo. Pensar que usar el 100% del cerebro todo el tiempo nos haría más inteligente es una extrapolación forzada, basada en una visión mecanicista e incorrecta de lo que es un aparato biológico. Hay razones biológicas de por qué no sería bueno usar todo nuestro cerebro todo el tiempo. Una de ellas es que el cerebro necesita descansar.

Por otro lado, si usáramos solo el 10% del cerebro, caemos en el problema de tener que hacer una de las siguientes afirmaciones:

–          Todos los animales usan el 10% de su cerebro.

–          Somos los únicos que usamos el 10% de nuestro cerebro.

La primera afirmación es absolutamente ridícula, no tiene sentido alguno. Implicaría que la naturaleza es absolutamente ineficiente. ¿Por qué habrían de evolucionar seres con cerebros más grandes si sus ancestros hacían uso de solo el 10% de su cerebro? ¿Por qué perduraría semejante ineficiencia durante toda la historia de la vida? Esta noción es simplemente absurda.

La segunda postura también carece de sentido, ya que si somos los únicos animales que hacen tan poco uso de su cerebro, no se explica que tengamos una inteligencia tan superior a la de los otros animales, ya que el 10% de nuestro cerebro es algo mucho menor al 100% del cerebro de otros animales. Si intentamos corregir esta postura, terminamos en la primera premisa.

Nuestra capacidad

Entiendo el encanto de pensar que quizás tenemos poderes ocultos que quizás algún día vamos a descubrir. Es, literalmente, la mitología detrás de los superhéroes. Sin embargo, creo que subestimamos nuestras capacidades al decir que solo usamos el 10% del cerebro. Sacamos de contexto nuestra humanidad y desprestigiamos nuestros esfuerzos al hacer semejante afirmación. Toda la gracia de ser humano es que es difícil, que hay que esforzarse, que hay que aprender. Pretender que somos el 10% de lo que podemos ser, cuando ya somos tanto, es simplemente insultante. Es obvio que algunos hacemos más uso de nuestras capacidades que otros, es tan evidente como que los autos en una autopista van a distintas velocidades, pero esto no puede constituir un argumento sobre un hecho biológico. Usamos nuestro cerebro, y mucho. Seguramente, cuanto más lo usemos, mejor.