La Virgen de Guadalupe

mayo 18, 2009

Este caso es similar al del Santo Sudario. Tenemos una pintura “inexplicable” hecha de materiales desconocidos en una tela que debería haberse degradado hace cientos de años, que incluso presenta figuras ocultas cuando se la ve bajo un microscopio (o se la pixela un poco).

¿Estamos ante un milagro artístico o un cuento creado para atraer (y convertir) a las masas?

Primero veamos el cuento:

El primer relato sobre la historia de esta pintura data de 1648 y proviene de un libro llamado “Imagen de la Virgen María”, de un tal Miguel Sánchez. El otro relato aparece en 1649, conocido por el nombre de Nican Mopohua. El primer problema es que narran un evento que supuestamente ocurrió en 1531, más de cien años antes. Creo que no tengo que indagar en los problemas intrínsicos respecto de la validez de un relato de una anécdota de un suceso milagroso escrito 117 años después del mismo. Sucede que a un tal Juan Diego se le apareció la virgen mientras caminaba por el cerro Tepeyac (Ciudad de México). Después del encuentro fue a contarle al Obispo Juan de Zumárraga, quien no le creyó. Después de ver a la virgen un par de veces más, esta le dice a Juan Diego que recoja unas flores con su poncho y que se las lleve al Obispo. Lo hace, y cuando deja caer las flores aparece la imagen de la virgen en el poncho. Todos los elementos del clásico cuento Biblico en manifiesto: el humilde hombre ante dios, el que no quiere creer, el milagro que lo hace cambiar. Bastante simple, ¿no? Bastante lleno de problemas también. Vamos paso a paso.

Desde 1531 a 1648 nadie escribe nada sobre Juan Diego, su historia, el milagro y el manto, lo cual es realmente extraño. Durante mas de 100 años a nadie pareció importarle contar esta historia milagrosa. Por otro lado, el relato en si tiene problemas: Seria la primera vez en la que se hace mención de la existencia de este Juan Diego y peor aun, el Obispo Juan de Zumárraga no era obispo en ese momento ya que fue consagrado como tal en España en 1533 (por lo que ni siquiera estaba en el continente).

Dejando de lado el relato que en si no es de gran importancia pasamos al eje de la controversia: el cuadro en si.

Virgen de Guadalupe

Al ver el cuadro de entrada noto algo que me hace dudar de que se trata de una impresión milagrosa: se parece a cualquier otro cuadro de la época. Si fueron a un museo alguna vez y vieron cuadros de la época deberían notar esto. Me resulta extraño que la impresión milagrosa refleje el arte de la época. ¿Si esto pasaba en los años 30 se hubiese manifestado así?:

Guadalupe @ 1930?

Guadalupe @ 1930?

Por otro lado, la pintura mide 172 cm de alto, por lo que hay que decidir que creer: o Juan Diego jugaba en la NBA o el poncho le quedaba muy, muy largo. Hasta ahora la historia no viene muy bien.

Juan Diego, basquetbolista (2,40m)

Juan Diego, basquetbolista (2,40m)

El primero de los argumentos a favor del origen milagroso de la pintura es respecto de la tela. Se dice que es Ayate, que esta hecho de fibra vegetal de maguey y que se debería haber descompuesto en 20 años, pero que milagrosamente, sigue con nosotros. Mi primera hipótesis fue que quizás esto de la descomposición en 20 años era mentira, o que quizás había sido tratada para durar más. Sin embargo, con un poco de investigación se logra desentrañar la mentira:

Esto es Ayate:

ayate3

Esto, es Lino:

tejido-de-lino-liso-136955

Este, es el cuadro.

¿Que les parece, ayate o lino?

¿Que les parece, ayate o lino?

1+1 = 2. El cuadro es de Lino. También esta el estudio de José Sol Rosales (restaurador) y el testimonio de Guillermo Schulenburg (ex-abad de la Basílica de Guadalupe… ¿se preguntan por que “ex”?). Ambos afirman que tras realizar estudios no hay duda alguna de que se trata de lino preparado especialmente para ser pintado.

Otro argumento es que no se sabe como ni con que esta pintada. Según varios sitios y videos el “sabio alemán Kuhn, premio Nóbel en Química, ha estudiado esta pintura, y su respuesta dejó atónitos a los oyentes: “Estos colorantes no son ni minerales, ni vegetales, ni animales”.” Se estarán preguntando “¿Que hace un premio Nóbel analizando la pintura de un cuadro?”. A mi también me gustaría saberlo, pero tengo la sospecha de que nunca pasó, porque más allá de este testimonio, no hay ni fotos ni evidencia alguna de que el tipo estudió a la virgen de Guadalupe. De hecho, ganó el premio Nóbel en 1938, debido a 20 años de estudios para nada relacionados con la pintura. El supuesto estudio se llevó a cabo en 1936. ¿A ustedes les parece que 2 años antes de ganar un premio Nóbel por un trabajo de 20 años en un campo para nada relacionado con la pintura, este tipo se fue a México a analizar un cuadro? Hmmmm……

Después esta el tema de los ojos. Aparentemente si se ve el ojo derecho muuuuuy desde cerca aparecen distintas formas humanas claramente reconocibles. Se trata de uno de los peores casos de pareidolia que vi. Lo peor es que distintas fuentes parecen descubrir distintas siluetas, ignorando otras o incluso atravesando las que otros ven. Les aviso que se necesita de una gran imaginación para ver algo.

¡Deslumbrense ante las figuras humanas presentes en el ojo!

¡Deslumbrense ante las figuras humanas presentes en el ojo!

Yo no veo nada, pero quizas es porque mi mente no esta preparada para ver la verdad.

Algunos ven esto

Algunos ven esto

Foto de Graduación: Clase del '31

Foto de Graduación: Clase del '31

Así que…. cual es:

Por un lado podemos decir que es una pintura religiosa típica de la época, pintada en forma tradicional a la cual se le anexó una historia fantástica para ayudar a los misionarios a convertir a los aborigenes locales al cristianismo.

Por otro lado, es la impresión milagrosa en el poncho de un gigante (que es de ayate especial que se caracteriza por tener la composición y estructura del lino) de una imagen de la virgen, increíblemente similar a los cuadros de la época (mera coincidencia). Además, este milagro le ocurrió a una persona que se menciona por primera vez 117 años después del hecho y que en el momento del milagro estaba en México con un Obispo que aun no era Obispo y que estaba en España. Pero también, ¡es indudable que hay figuras humanas en su ojo!


Basta con un solo párrafo de mentiras para que a alguien le lleve 2 horas y 3 paginas exponerlas.
El escepticismo es un trabajo cuesta arriba, pero ya lo sabia yo antes de ensuciarme las manos.

Recuerden, los milagros no se manifiestan en la evidencia, se manifiestan en el cerebro de los crédulos.

PD: Noten que la parte superior del cuadro no se ve (la imagen sigue por encima de la cabeza pero esta tapado por el marco). Hay quienes afirman que es porque por encima de la Virgen hay una corona, lo cual invalidaría completamente el mito del milagro, ya que seria claramente una representación humana de la época.

Anuncios