El alunizaje – Parte IV (final)

enero 4, 2010

Cuando pensamos en la llegada del hombre a la Luna, pensamos en la filmación de Apollo 11, la huella y la bandera. De todo el trabajo, de todos los momentos que conforman ese hito, solo un puñado son los que recordamos. Algo parecido parece suceder cuando uno escucha a alguien hablar de por que no llegamos a la Luna: el foco son las filmaciones, las fotografías y solo un par de conceptos de física que ya traté en los artículos anteriores. Sin embargo, la evidencia del alunizaje es muchísima más vasta en diversidad y calidad que cualquier cosa que haya visto mencionada en documentales o sitios “escépticos” del alunizaje.
Como dije antes, el llegar a la Luna requirió de un esfuerzo titánico por parte de muchísima gente, y el viaje del Apollo 11 en si, fue precedido por muchos otros viajes y ensayos, y fue seguido por otros alunizajes. ¿Fue todo esto parte de la farsa?
Voy a tratar de tocar los temas más importantes, porque es imposible abordar toda la proeza en una entrada, o incluso unas cuantas.

Las misiones

 El vuelo del Apollo 11 fue precedido, como su nombre lo implica, por 10 misiones anteriores, cada una concebida con un distinto propósito. Todas ellas, pruebas. En esta pagina de Wikipedia se puede encontrar una lista comprensiva de ellas: http://en.wikipedia.org/wiki/Lunar_landing. Hubo pruebas sobre el mecanismo de reentrada, sobre los sistemas de soporte de vida, sobre el funcionamiento del cohete Saturno V, e incluso, misiones donde se llego a orbitar la Luna. Apollo 10, llego a orbitar a 15,6 km de la superficie Lunar, una misión casi idéntica que a la del Apollo 11, a excepción del alunizaje en sí. Pero, esto es solo el programa Apollo.
Los programas Luna y Zond, de la Unión Soviética, y Ranger, Surveyor y Pioneer, de los Estados Unidos consistían en misiones con naves no tripuladas, lanzadas a la Luna con distintos propósitos. ¡Estamos hablando de mas de 50 misiones! ¿Por que entonces, solo cuestionamos el aterrizaje de un hombre en la Luna, y no de todas estas otras misiones? ¿Por que dar una atención desproporcionada a Apollo 11? En mi opinión, es solo la falta de interés, de conocimiento, y la ideología política la que es capaz de hacer que alguien niegue esta proeza humana luego de ver esta evidencia. ¿Acaso el Apollo 10 también fue una farsa? ¿Y el Apollo 7 también? ¿Y las sondas que aterrizaron en la Luna y luego volvieron con muestras, esas también?
Queda claro que el único, real argumento de los “escépticos”, es la incredulidad. “No puedo entender o imaginarme como pueden haberlo hecho: por lo tanto, no lo hicieron”.

 

El rastreo
Los objetos que surcan el espacio se pueden rastrear con distintos aparatos. Uno de los más obvios es el ojo humano. Podemos ver un despegue, y ver que el cohete se aleja progresivamente. Pero, haciendo uso de nuestro ingenio, hemos creado herramientas mas sofisticadas para rastrear objetos. Hoy en día, todo el transporte aéreo depende de nuestra capacidad de rastreo usando el radar. En el caso de las misiones espaciales, la nave transmite todo tipo de señales para mantenerse comunicada con el equipo de tierra. Por su naturaleza, estas señales pueden ser captadas por cualquier persona que se encuentre en tierra y tenga el equipo correcto (recordemos que esto fue antes de la posibilidad de la encriptación digital). La Unión Soviética ya había enviado naves a la Luna antes del alunizaje, por lo que le hubiese sido extremadamente fácil desmentir el fraude, exponiendo a su enemigo mortal ante todo el mundo.
Esta es una de las claves de la mentira conspiratoria: el riesgo. ¿Cómo se compara el riesgo de mandar un hombre a la luna, y fracasar, con el riesgo de elaborar el fraude más grande del mundo, y ser descubierto? Como vimos, la capacidad de enviar naves a la luna ya había sido adquirida, ya que negar este logro implicaría también negarlo por parte de la Unión Soviética. Esta postura es simplemente indefendible. Dado que los rusos rastrearon las misiones, la única forma de explicar el fraude es que hayan enviado una nave que describió la exacta trayectoria que habría trazado la nave con el peso de los astronautas, con un equipo capaz de transmitir la voz pregrabada de los astronautas, y que concuerde segundo a segundo con la grabación transmitida.

Esto en si, constituye evidencia suficiente para el alunizaje, ya que lograr todo esto es exactamente equivalente, si no más complicado, a realizar un alunizaje tripulado. No olvidemos que la balística nos dice que la trayectoria realizada depende del peso de la aeronave, y por lo tanto, el peso de la nave “falsa”, con el equipo de transmisión con cinta magnética, tendría que haber sido calibrado para tener exactamente el peso de los astronautas y su sistema de soporte (agua, comida, medicina, etc.). Es, simplemente, una proposición absurda.

Como agregado, les quiero mostrar esta noticia:

http://legacy.jefferson.kctcs.edu/observatory/apollo11/

Miren que fácil que era captar las transmisiones de los astronautas desde la luna, que se podía hacer con un poco de mano de obra y acceso a una ferretería. A su vez, fíjense que usando tres de estos aparatos caseros, grabadoras, relojes, y un mapa, se podría triangular efectivamente la posición de origen de las transmisiones. Es tan sencillo, que la propuesta de que no se envió un cohete tripulado se cae a pedazos a medida que uno adquiere mas y más información sobre el tema. Lo dije antes y lo voy a volver a decir: me sorprende que, con tanta información disponible, los “negadores” del alunizaje sigan hablando de sombras en fotografías, en vez de concentrarse en este tipo de evidencia, muchísimo más contundente que una fotografía, y cuya refutación, sería también mucho más contundente.

Les dejo algunos links de interés sobre el tema del rastreo:
http://www.astr.ua.edu/keel/space/
Rastreo por parte de los rusos (traducido)

http://en.wikipedia.org/wiki/Third-party_evidence_for_Apollo_Moon_landings

Les recuerdo que usen Wikipedia como puerta de acceso a los sitios que documentan el articulo, ya que generalmente contienen mucha más información.

 

Evidencia fotográfica reciente

Hace unos meses, publique esta nota, sobre las fotografías, sacadas por la sonda LCROSS, de algunos de los sitios de los alunizajes. Son las primeras imágenes sacadas de los sitios luego de los alunizajes. En ellas se pueden apreciar los instrumentos dejados por los astronautas, la parte de abajo del modulo lunar e incluso las pisadas, vistas como manchas un poco más oscuras. Si uno compara estas imágenes con los planes de misión, que detallaban los recorridos a realizar, obviamente coinciden. Pero, no se sorprendan, los “escépticos” dicen que estas fotos son trucadas.

Esto es clásico: primero la queja es “no hay fotos porque fue un fraude”. Luego, cuando las fotos aparecen, “son trucadas”. Creo que en muchos casos, incluso si ellos mismos fuesen a la Luna y vieran los instrumentos y equipos dejados con sus propios ojos, dirían que fueron puestos ahí recientemente, para convencerlos.

Les dejo las imágenes que coloque en el articulo, así como otras nuevas que han sido sacadas cuando la sonda volvió a pasar por la zona:

 

 

 

 

Palabras finales

No quiero mencionar todas las fotos, todos los videos, todos los detalles de todas las misiones y toda la evidencia que hay disponible ahí afuera: seria imposible. Lo que pretendo es mostrar que ustedes pueden conseguir esa evidencia, analizarla y sacar sus propias conclusiones sobre el tema. No se tienen que quedar con lo que ven en un documental donde dicen “no hay fotos de estrellas, porque fue filmado en un set de filmación”, ni tampoco se tienen que quedar con la información provista aquí ni en ningún otro sitio. Sin embargo, creo que si hay que entender que estos son temas complicados, que un alunizaje puede parecer algo imposible para alguien que no estudie o haya estudiado ciencia a nivel universitario. Incluso con ese nivel de educación, la astronomía y los viajes espaciales son temas suficientemente complejos como para requerir estudio independiente para entenderlos. No argumenten a partir de la incredulidad, y no se confíen de ideas que sean satisfactorias o concordantes con su ideología política y social. Si verdaderamente quieren conocer el tema, estúdienlo. No pretendan ser expertos porque vieron un documental de 2 horas. Yo no pretendo ser experto tampoco, pero creo que, como llevo una década de estudio y de interés en estos temas, y tengo una formación científica, puedo aportar algo.

Fíjense que poco rigurosos que pueden ser los documentales “escépticos del alunizaje”, que ni siquiera tocan los puntos que mencione en este articulo. ¿Se acuerdan del argumento de que no había fotografías de estrellas porque fue filmado en un set y hubiese sido muy difícil colocar las estrellas falsas de forma que correspondan con lo esperado? Acá hay una foto con estrellas, sacada desde la Luna usando un telescopio UV:

Jamás vi esa imagen en un video en un documental sobre el “fraude”. ¿Por que no? Solo puedo especular que es porque no saben de su existencia, o porque no les conviene mostrarla. Cualquier sea el motivo, muestra el poco nivel de rigurosidad y honestidad de estas producciones.

Con esto concluyo la serie sobre el alunizaje. Espero que les haya interesado y cautivado, y hayan aprendido algo que quizás no sabían sobre este excelente momento de la humanidad. Como siempre, los invito a dejar sus comentarios, sean positivos o negativos, para poder seguir discutiendo este tema.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

La cara en Marte

diciembre 21, 2009

Recuerdo hace ya unos cuantos años cuando vi esta imagen en la tele por primera vez, en un documental. Estaba fascinado.

En esa época estaba muy metido en el tema de las civilizaciones antiguas y sobre como sus construcciones se alineaban a las estrellas y tenían todo tipo de características extrañas. La llamada “Cara de Marte” me resultó particularmente convincente e increíble. Para mi era prueba irrefutable de que había habido vida en Marte, no solo eso, había existido una civilización similar a nosotros. Me preguntaba, ¿como puede ser que no este todo el mundo hablando de esto? Nunca encontré una explicación más allá de la falta de conocimiento o el desinterés. La verdad es que en esa foto se ve, claramente, una cara con rasgos humanos. Creo que podemos estar de acuerdo en eso. Pero, si esto era prueba de que había algo definitivamente extraño en Marte, ¿por que no sacaba la NASA más imágenes de este extraordinario descubrimiento?

Era necesaria una conspiración. Pero la idea de la misma se caía a pedazos inmediatamente: si estaban ocultando esto, ¿por que habrían de mostrar la imagen en primer lugar? Documental tras documental, esperaba ver algo nuevo, algo que reconcilie el problema, pero se limitaban a repetir lo mismo: una cara en Marte. ¿Alienigenas? ¿El origen de la vida en la Tierra? ¿Los vestigios de una colonia humana? ¿Eran las pirámides de Egipto y la cara en Marte parte de una antigua forma de comunicación entre dos colonias humanas visitadas por alienigenas? Las teorías eran entretenidas para alguien de mi edad, pero… todas partían de la misma, única, evidencia, esa fotografía.

No pasó mucho tiempo hasta que descubrí otra imagen de la cara de Marte. Es bastante anti-climática:

La primera imagen fue tomada en 1976 por la sonda Viking. Esta ultima la tomo el Mars Global Surveyor, en 2001. Resulta que la cara no es más que una simple montaña. ¿Esas manchas negras que aparecen en la primera imagen? Es información faltante de la imagen, nada más que eso. Fíjense que sin la mancha negra en la “nariz”, ¡no habría nariz! La verdad es que simplemente se trata de un excelente caso de Pareidolia. Pareidolia es el fenómeno mediante el cual esto “:-)” nos resulta una cara humana. Es el fenómeno mediante el cual vemos cosas en las nubes. Es un producto de nuestra necesidad de ser buenos reconociendo caras y objetos, al punto en que los reconocemos aun cuando no están ahí. Un ejemplo excelente de esto es la llamada “Badlands Guardian”, que es… una mujer escuchando su iPod:

Los que afirman que la cara de Marte es evidencia de una civilización antigua (particularmente Richard Hoagland), mencionan también la “pirámide” de Marte: Wow. Una montaña con forma de pirámide:

Piramide (irregular)

Quien se sorprenda con esto claramente no ha visto suficientes montañas ya que muchas de ellas parecen pirámides. Si no me creen, clickeen acá. En fin, realmente no hay mucho más para decir acá. La explicación que más se ajusta a la evidencia y a lo que sabemos de como es el mundo es que es simplemente, una coincidencia, un caso de Pareidolia, absolutamente esperable, reproducible y común. La explicación conspirativa, requiere que alteremos notablemente nuestra concepción de la historia, la psicología, la física y que ademas, mantengamos que los conspiradores muestran al público fotos de lo que ocultan… voluntariamente.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine


El estudio de lo paranormal

diciembre 1, 2009

Un argumento comúnmente utilizado por personas que creen en la existencia de fenómenos paranormales, conspiraciones, medicinas “alternativas”, feng shui, el tarot, la astrología… en fin, aquellas que caen dentro del abanico de la llamada “pseudociencia” es el de argumentar que estos fenómenos no han sido estudiados por los científicos, si no que meramente los descartan a priori, y por eso no son aceptados como verdades. Peor, quienes indagan en estos campos de estudio son olvidados por la comunidad científica y se convierten en un objeto de burla. Lo cierto es que en primera instancia esto parece ser correcto. Nunca leemos en el diario sobre el prestigioso grupo de científicos de la Universidad de Berlín que esta estudiando fantasmas, o del grupo del MIT estudiando la telepatía. Pero… tampoco leemos sobre grupos de científicos estudiando algo: solo nos enteramos de los resultados. De hecho, hay una fuerte tendencia a publicar resultados positivos, sobre resultados negativos. A nadie le interesa saber que el café no esta vinculado con la obesidad, o que no se descubrió una nueva especie. Esto es cierto tanto para la ciencia como para la pseudociencia. ¿Alguna vez leyeron en el diario sobre la mujer que vio a la virgen y no hace milagros ni puede curar a la gente? ¿O sobre la detective psíquica que no ayudó a resolver el caso? El argumento no solo va “los científicos no han estudiado esto” si no también “este tipo de cosas nunca se publican”. Ambas premisas son falsas.

 

Si, se ha estudiado.

 
El problema con estudiar un fenómeno y obtener resultados negativos es que nadie se entera. Hoy en día hay un interés reavivado por las medicinas “naturales” y/o “herbales”, alimentado por el miedo y de la ignorancia, tanto del método científico como de los productos ofrecidos. La medicina moderna se basa en años de estudio sobre plantas, hierbas, bacterias y una multitud de cosas del mundo natural. Llegó a estudiar estas cosas mediante la recopilación de información anecdótica “mi hermano tomó vinagre y se le pasó el dolor de panza” y de tradiciones y de las técnicas curativas de una multitud de civilizaciones. Hoy tenemos los beneficios de una determinada infusión en una pastilla. Probada, regulada y dosificada. Volver a hacer uso de tes y de preparaciones similares es simplemente obtener el mismo químico pero con un método más impreciso e ineficiente. Cuándo nos preparamos un café por la mañana, ¿cuanta cafeína hay en esa taza? No lo sabemos. Si vamos a nuestro gabinete de medicinas y sacamos una cafiaspirina, sabemos que tiene 40mg. La medicina “occidental”, término usado derogatoriamente, se basa en la evidencia. La medicina “oriental”, supuestamente milenaria y basada “en antiguo conocimiento”, ha sido absorbida y estudiada por la occidental. Se quedó con lo que servía y tiró el resto. ¿Que tipo de medicina creen que usan los mandatarios en China o en Japón? La medicina “oriental” es relegada a la gente que no puede costear el tratamiento “occidental”.

 

Más estudios

Como no se puede jamás comprobar que algo “no es”, es imposible refutar al 100% cualquier idea, por más absurda que sea. Por ejemplo, si hago 200 estudios sobre telepatía, cada uno con 2000 individuos, a lo largo de 10 años, todos ellos dando resultados negativos o cuestionables, no he probado que no existe la telepatía. Simplemente, he demostrado que esos estudios no han podido corroborar su existencia. Aquí es donde entra en juego la infame frase “hacen falta más estudios”. Alguien que parte, a priori, con la hipótesis de que el fenómeno existe, siempre demandará más estudios mientras los resultados sean negativos. Es por esto que se parte de la hipótesis nula: no hay efecto. De esta manera, un resultado positivo falsea la hipótesis y comprueba la existencia del fenómeno.
Algunos ejemplos importantes de estudios en los campos de la pseudociencia y lo paranormal son:

– El programa Stargate, de la CIA, activo desde 1970 a 1995, involucraba el estudio de fenómenos paranormales, como la telepatía y la visión remota, para su uso como herramientas de espionaje. Fue cancelado luego de muchos años por no producir los resultados esperados. Contrario a lo que se podrían imaginar, los estudios fueron realizados en el Stanford Research Institute y los laboratorios del American Society for Psychical Research, entre otros.

– El investigador Joe Nickell, quien ha escrito numerosos libros sobre su estudio de todo tipo de fenómenos paranormales, desde casas embrujadas y milagros hasta ovnis, “proyecciones astrales”, y posesiones demoníacas. Joe ganó popularidad con su libro sobre el sudario de Turín, y desde entonces ha aparecido en numerosos programas y documentales como “el escéptico”.

– El NCCAM, el centro nacional para el estudio de medicinas alternativas, establecido en 1991 y aun operativo, ha gastado más de $800 Millones de dólares en el estudio de medicinas “naturales” y de terapias alternativas sin revelar nada que ya se conocía. Esto incluye el disparate que fue su estudio de la acupuntura para tratar el dolor de espalda, donde a un grupo se le hacía acupuntura tradicional, a otro lo mismo pero con las agujas colocadas en cualquier lado, a otro le hacían creer que le daban el tratamiento pinchándolos con palillos y a otro grupo, recibía un libro de ejercicios. El resultado: todos los pacientes que recibían acupuntura, sea real o falsa, mejoraban más que quienes recibían únicamente el libro. Cualquier persona con algo de sentido común puede ver que el estudio confirma que la acupuntura es un placebo. Pero el NCCAM publica el estudio con la conclusión de que “la acupuntura funciona, incluso si esta mal hecha”. Antes dije que se cree que quienes estudian estas prácticas no convencionales son ridiculizados públicamente. Ciertamente, cuando cometen este tipo de errores, merecen serlo.

CSICOP, ahora conocido como CSI, el Center for Skeptical Inquiry (algo así como Centro para la investigación escéptica). Es una organización que fue fundada en 1976 por Paul Kurtz (un grande) y ha contado con la participación de gente como Carl Sagan, Isaac Asimov, James Randi y Michael Shermer. De hecho, acá en Argentina existe una filial que publicaba la revista Pensar. A lo largo de los años ha realizado innumerables investigaciones sobre fenómenos paranormales, sin resultado alguno.

Realmente la lista de organismos, sociedades e individuos dedicadas en una forma u otra al estudio de fenómenos paranormales abunda, y es tan extensiva que no quiero caer en el tedio de tener que listarlas todas. Si no me creen, bien, busquen por ustedes mismos. Eso sí, no se olviden de leer sobre gente como Richard Wiseman Thomas Gilovich. Incluso en jornales científicos prestigiosos podrán encontrar estudios de cosas como homeopatía, astrología, etc.

 

Lo que realmente quiere decir

Cuando alguien dice que “esto no lo han estudiado porque tienen miedo de la verdad”, demuestra una falta de comprensión importante sobre el método científico y sobre la pseudociencia. Los científicos ganan más dinero publicando resultados positivos en estudios controversiales, por lo cual tienen una motivación económica importante para lograr obtener resultados en estos campos. Por otro lado, tienen que mantener su reputación, que les da la responsabilidad de no publicar estudios mal hechos o fraudulentos. Tomando esto en cuenta, la ausencia de estudios de fenómenos paranormales con resultados positivos es explicada enteramente por la hipótesis nula: no hay resultados positivos.

Pero no solo la comunidad científica estudia estos temas. Al contrario de lo que mucha gente quiere hacernos creer, no existe censura alguna en esto, y ciertamente la publicación de libros, revistas, películas y documentales sobre todo tipo de temas pseudocientíficos no solo existe, si no que prolifera y cuenta con una exposición mediática enormemente superior que la postura escéptica o científica. Es común encontrar en un diario o una revista el horóscopo. En la revista del diario La Nación, esta sección ocupa 2 páginas. En la enorme librería El Ateneo, ubicada en la Av. Santa Fe la sección de libros “New Age” ocupa un pasillo entero y se encuentra en el primer piso, al centro. La sección de textos científicos ocupa una estantería y se encuentra en el segundo piso a la derecha.

Es por esto que quien argumente que “no se han hecho estudios” o “no se publica porque lo censura la comunidad científica” demuestra que esta hablando de algo que si bien le interesa, claramente no ha investigado. A lo largo de mi vida he tenido vívidas discusiones con gente que cree en los fantasmas, en ovnis, en la magia, en las realidades paralelas, en la telepatía, en los milagros y en muchas otras cosas. Sin embargo, a pesar de creer firmemente en la veracidad de estos fenómenos, que de ser reales, tendrían enormes consecuencias en la realidad, han dedicado una ínfima cantidad de tiempo a su investigación. De hecho, encuentro que la convicción en su existencia y el tiempo de estudio dedicado al tema son frecuentemente, inversamente proporcionales. Y no estoy hablando a leer sobre estos temas a diarios como cierta persona que ustedes conocen, si no que muchas veces, ni siquiera han puesto la palabra en Google, siquiera una sola vez.

Sin embargo, por más que uno lea y se informe sobre estos temas, debido a la naturaleza humana, quienes nos escuchen siempre serán conmovidos más efectivamente por una anécdota de un fenómeno paranormal, que en nuestro conocimiento sobre los 3 o 4 experimentos más importantes realizados en esa área. Esta es una constante, es una característica ineludible de nuestra forma de interpretar la realidad que no puede ser apagada, solo ignorada. Pero, lamentablemente, solo la podemos ignorar si somos concientes de su existencia, y aquí volvemos al primer lugar: no la conoceremos si nunca leemos sobre el pensamiento crítico y el escepticismo.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine