En defensa de la tecnología y la sociedad humana

septiembre 21, 2010

Es innegable que como humanos, estamos ligados naturalmente al uso de herramientas. Al contrario de lo que piensan o creen algunos, principalmente por cuestiones ideológicas personales y no por el uso de la observación, esta no es una condición impuesta por la sociedad o la cultura. Desde temprana edad el ser humano se presenta en la forma de un torpe experimentador: toca, mira, saborea, mueve, empuja, tira y golpea todo lo que tiene a su mano. Y lo que se encuentra más lejos de su alcance, pronto aprende a alcanzar. Tal es asi que esa curiosidad puede resultar fatal sin la presencia de un adulto. Nuestro amor por las herramientas y por su practicidad es innato, no es cultural.

Cabe entonces hacer una pregunta que se hace con lamentable infrecuencia: ¿el hombre inventó la herramienta o la herramienta inventó al hombre?

Muchos animales, usan herramientas, esta no es únicamente una característica humana. El nido de un pájaro podría ser considerado una herramienta. Muchos pájaros también usan rocas para romper huevos o palitos para juntar insectos. Este uso de las herramientas y las técnicas para utilizarlas es lo que llamamos Tecnología. Hoy en día vivimos inundados por ella. Todos los elementos que usamos a diario están infundidos con cientos de miles de año de conocimiento acumulado sobre cómo hacer. Un celular, por ejemplo, combina nuestras habilidades metalúrgicas, el control de la electricidad, la matemática, la lógica, las técnicas de extracción y refinamiento de petróleo, la manipulación de sustancias transparentes y/o reflectivas, el almacenamiento de energía, la creación y detección de ondas electromagnéticas, la codificación de información, etc.

Mucho se escribe hoy sobre la tecnología, principalmente desde un enfoque negativo, con una postura de sorpresa ante los cambios que esta tiene sobre nuestra sociedad, sorpresa que puede existir únicamente si se tiene una profunda ignorancia de nuestra historia como especie. ¿Qué terribles y apocalípticos textos hubiesen escrito entonces estos autores, de haber presenciado la revolución tecnológica más trascendental de toda la historia humana: el dominio del fuego? Asi es, a pesar de lo que una vasta cantidad de columnistas nos quiere hacer creer, la era de la internet y de las comunicaciones no ha producido el cambio más radical de nuestra historia. La internet y los celulares han cambiado la forma en la que nos comunicamos. Los cambios que ha experimentado la sociedad a lo largo de todo el siglo XX y lo que va de este no le llegan ni a los talones del cambio que trajo el fuego. El fuego, convirtió a un primate en un ser humano.



Forjado en fuego

Al principio uno no se da cuenta, pero la capacidad de controlar al fuego es, para un animal primitivo, algo muy cercano a una máquina del tiempo.

¿Coincidencia?

El fuego tiene la capacidad de extender las horas útiles del día enormemente. No me refiero únicamente a su capacidad de iluminar, que no es un factor menor. Me refiero también a la capacidad de cocinar la comida.

Antes de controlar el fuego el tiempo que teníamos disponible para nuestras actividades era esa franja entre la salida y la puesta del sol. Entre esos dos eventos había que hacer todo aquello que es indispensable para que la especie siguiera con vida: conseguir alimentos, asegurar un refugio, defenderse de los depredadores, construir herramientas, alimentar y educar a los jóvenes. El tiempo para otras actividades, como por ejemplo, desarrollar un lenguaje o construir instrumentos musicales era escaso por no decir inexistente. El fuego cambia todo esto. Ahora el día dura 24hs. No solo eso, si no que el fuego nos permite cocinar la carne, lo que alarga su vida y reduce la transmisión de enfermedades. Es decir, el fuego alarga los días, reduce el tiempo de las actividades básicas para la supervivencia y aumenta la expectativa de vida. El fuego nos dio el tiempo que necesitábamos para desarrollarnos.

Si el fuego nos cambió tan profundamente para el bien, ¿por qué hay tanta aversión a la tecnología? ¿Por qué ese miedo? La respuesta simple es que el miedo no es a la tecnología, si no al cambio mismo. Es miedo a la incertidumbre generada, no al crecimiento de las redes sociales.



La naturaleza humana

La idea de que la tecnología produce cambios radicales en la sociedad humana no es nueva, y el miedo a estos cambios, tampoco lo es. Lo que sí es nuevo, es pensar que uno es el primero en darse cuenta de esto. ¡El ser humano no puede vivir sin tecnología, porque su capacidad de desarrollar y controlar la tecnología es una de sus características principales como humano! La idea de que hoy vivimos “aislados de la naturaleza” tiene validez si la aplicamos a la naturaleza externa, si nos estamos refiriendo a que vivimos lejos de otros animales y de las plantas, pero no si nos referimos (y muchos lo hacen) a nuestra propia naturaleza. La sociedad en la que vivimos, la sociedad humana, es producto íntimo de nuestros impulsos naturales. Encuentro profundamente equivocada y antihumana la idea de que nuestra terrible capacidad de poblar el planeta es de alguna manera producto de algo siniestro. Pero, veamos otros animales y como ellos viven en armonía con la naturaleza y con las otras especies:

Deforestación via antílope

El zorro no esta ahi para amigarse con los patos (blancos) del fondo

Supongo que las hormigas están con los mismos problemas que nosotros. Si pudieran hablar, quizás nos contarían sobre como su sociedad destruye el ecosistema a su alrededor, sobre las pobres condiciones laborales y lo sobre-trabajadas que están. En el hormiguero, nada más que hormigas. Que terribles, las hormigas, tan reacias a incluir abejas en sus guaridas. También los monos nos contarían sobre lo tristes que están viviendo solos, comunicándose únicamente con individuos de su propia especie.

Salvo quizás la especie más adorable del planeta, el perro, el deseo de rodearse de seres de otras especies es algo extrañamente humano y moderno. Destinamos grandes áreas con ese único propósito en mente. Reservas naturales, zoológicos y acuarios. Incluso hay algunos que tienen mascota, o dejan comida a los pájaros. Somos el único animal que comparte tanta comida y que gasta tanto tiempo en asegurar el bienestar de otras especies.

Si, vivimos aislados de “la naturaleza” en nuestra megaciudades, ¿pero que otro animal no lo hace? Los casos de animales relacionándose amigablemente con otros de otra especie son poquísimos. De hecho, la razón número uno por la cual un animal quiere acercarse a otro es siempre la misma: comida. Los parásitos y los depredadores son los más amigables de hecho.
Lamentablemente, existe la idea de que esto está mal. Está mal que no vivamos en el medio de un bosque, aunque si viviéramos en un bosque le daríamos un flechazo a cualquier mono que se atreva a entrar a nuestro territorio a robar manzanas. Así es, lo correcto, aparentemente, sería vivir en el medio de la jungla con la idea de que si amamos a la naturaleza lo suficiente, ella nos amará de vuelta. Peor a pesar de la persistencia de estas ideas, conozco pocos amantes de “lo natural” que disfrutarían estar rodeados de ciempiés, de abejas o de leones. No, la vasta mayoría ama la naturaleza, pero tiene que ser la naturaleza sin mosquitos, sin perros salvajes al acecho y con las vacas lo suficientemente cerca para la leche pero lo suficientemente lejos para asegurar la comodidad de nuestras fosas nasales. Naturaleza, pero sin frio ni calor, templado digamos. Con agua cristalina, sin cangrejos… o con cangrejos, pero los ricos, no los feos. Con suficientes pescados para comer y mirar, pero no tantos que atraigan tiburones. Delfines siempre, eso si.

Nuestra sociedad no está podrida ni nuestra humanidad abandonada. Si eso es lo que vemos, es quizás porque somos tan humanos, tan apartados de la naturaleza y del resto de los animales, que somos los únicos seres vivos capaces de confundir su propio éxito con el fracaso. Fuimos tan efectivos en desarrollar herramientas y tecnologías para conseguir comida y construir refugios, que nos dimos a nosotros mismos el regalo del tiempo, y con ese tiempo, aprendimos, nos comunicamos, inventamos cosas como el deporte, la música, la literatura y el “no hacer nada”. Y ahora, cuando tenemos más tiempo para compartir ideas y para pensar que nunca antes en la historia, nos miramos y nos criticamos por tenerlo, por haber ganado, por haber sido tan efectivos. Si quieren contacto con la naturaleza, vayan, hagan lo que quieran: tienen el tiempo para hacerlo, al contrario de aquella naturaleza que van a visitar. El antílope no tiene vacaciones de ser perseguido por los lobos como para ir a ver en que andan los elefantes. Disfrútenlo, son el único animal que tiene ese lujo, pero no lo hagan por culpa, no se crean el mito, esa mentira de que han metido la pata, de que traicionaron a la madre naturaleza. La madre naturaleza es más la violenta golpeadora que se las ingenia para matarlos que la que se preocupa por que lleven su abrigo. No hace falta que me crean: ella ha sido tan efectiva que aniquiló al 99,9% de todas las especies que llegó a crear.

Está bien que nos demos cuenta de que podemos hacer las cosas mejor, que monitoreemos nuestro impacto, que lo midamos y lo tratemos de reducir, pero no piensen que somos los únicos. Hay fuerzas mucho más destructivas que nosotos, y todas son igual de “naturales”. El volcán de cúspide nevada es muy lindo hasta que explota, y los pájaros son muy lindos hasta que son plaga. Lo que no nos gusta son los extremos. Mucho de algo o muy poco no nos viene bien, pero lamentablemente, el mundo es así. Hace 200.000 años había muy pocos humanos y demasiados tigres. Hoy, quizas demasiados humanos y pocos tigres. ¿Mañana? Mi punto es que no odien, ni camuflen, ni mientan para ocultar la verdad, pensando que somos algo que no somos, y que el mundo es una fantasía donde los caballos hablan y todos se llevan bien. El ser humano es humano, es natural, y por lo tanto, fallido y mortal, y como todo lo demas, debe matar o morir. Su única diferencia es que se puede dar el lujo de pensar como lo va a hacer, y de tratar de minimizar su impacto sobre el mundo, pero esta perspectiva tiene que estar en este contexto, un contexto que tenga en cuenta la realidad, y no la fantasía.



¿Estas en contra de todo lo dicho en esta nota? ¿Te sientes ofendido por ella? Excelente, eso significa que tenes algo que te importa bastante. ¿Tenes una opinión totalmente contraria a la expresada acá? Escribí tu comentario. ¡Tu opinión y tus críticas son bienvenidas, y serán respetadas mientras respetes las opiniones y críticas de otros!

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

Feng Shui: decorando con magia

enero 6, 2010

El Feng Shui es uno de los productos mas populares dentro del mercado New Age, aquel que ofrece soluciones existenciales y espirituales basadas en culturas orientales milenarias, en libros de colores vibrantes y paginas gruesas, cristales y péndulos, producidos por capitalistas. Obviamente, todas estas ideas no nacen puramente de la visión de negocio de sus promotores, si no que, muchas veces realmente se trata de conceptos pre-científicos y mágicos originados en culturas lejanas. Mucha gente le puede dar valor a las ideas acorde a su origen, pero creo que hay que plantearse que opinaría el chino promedio de los rituales de la Macumba o del Vudú.

Conocimiento milenario

En fin, en primera instancia el Feng Shui parece ser más sobre como decorar una casa que una práctica esotérica, pero la realidad es que todas sus técnicas de decoración son derivadas de una creencia en la existencia de un “flujo de energía”, llamado chi, que no tiene mayor definición de la que acabo de dar, es decir, no se puede medir, no parece interactuar con nada y no existe una definición concreta de que es. Es “la energía vital”. Siéntanse libres de interpretar lo que quieran a partir de esta definición: es lo que hace todo el resto de la gente. Esta es una noción pre-científica, común en muchas culturas y tiene diversas raíces. En algunos casos, surgía de la combinación del entendimiento parcial del organismo como un conjunto de materia, el darse cuenta de que “somos lo que comemos”, con la incapacidad de explicar el “soplo de la vida”. ¿Que animaba al organismo? Bueno, la energía vital, obviamente. La teoría detrás del Feng Shui entonces, supone que hay formas de acumular o de hacer fluir el chi, el cual a su vez, tiene polaridad: yin y yan, que deben estar balanceadas para vivir en armonía y paz. Tradicionalmente, para lograr esto se usa una brújula especial, que ayuda a dividir el espacio “correctamente”. Seguramente la confección de dicha brújula tiene una buena y elegante mezcla de mitología y arte, pero por lo que pude observar, las divisiones y sectores que conforman la misma son de origen arbitrario.

Sin embargo, no todo es magia en el mundo del Feng Shui, ya que esta fuertemente vinculado con la noción de que hay que vivir con y no contra la naturaleza, ya que esto maximiza el beneficio de la relación. También, alega que el ambiente que nos rodea tiene un efecto sobre nosotros, sobre nuestro estado emocional y sobre nuestra salud. Estoy absolutamente de acuerdo con estas ideas, aunque quizás difiero en que magnitud pueden tener estos efectos. Me parece obvio que el ambiente nos afecta, ya que no es lo mismo vivir en un departamento de 4×2, maloliente, húmedo, ruidoso y contaminado, que vivir en un penthouse con vista a la playa. Pero, creo que salvo en casos de diferencias tan extremas, la diferencia entre un ambiente y otro puede ser muy sutil, y los efectos, despreciables frente a otros.

Estéticamente, el Feng Shui puede proveer resultados muy atractivos. Siempre me gusto la decoración tipo oriental, creo que es muy linda y ciertamente, puede ser muy practica y relajante. ¿Por que justificar estos beneficios estéticos reales con nociones mágicas baratas? ¿Hace falta recurrir a espiritualismo reciclado y empaquetado para el consumidor, para justificar decisiones decorativas? Digo reciclado y empaquetado porque, por ejemplo, el Budismo Zen, el cual puede ser ligado con el Feng Shui, es verdaderamente un área interesante, una filosofía muy complicada que tiene muchísimo valor, pero que es denigrada a la superstición y caricaturizada por el movimiento New Age, simplificando sus conceptos (que lleva años conocer, más años entender y más aun aplicar) para que uno pueda entrar a un negocio, realizar una transacción de 5 minutos y llevarse a su casa un libro de 100 páginas que promete “felicidad y tranquilidad espiritual” a las millones de personas que lo compran. Les tengo una noticia: ser feliz a nivel “espiritual” no es fácil, y no es algo que van a adquirir leyendo un bestseller sacado del estante de auto-ayuda. Es un proceso complicado y desgastante, que ha sido el eje central de muchas grandes obras de arte, sean literarias o visuales. Si quieren estudiar la filosofía espiritual de oriente, lean a Confucio. Quizás soluciona sus problemas. Probablemente no.

Resultados

Me desvié un poco. Como les dije antes, esta práctica se basa en flujos de energía y en la disposición de los cuartos de un hogar según analogías con el mundo natural. En los casos más extremos, la posición de elementos como espejos y ventanas, puede resultar vital para asegurar el correcto flujo de la energía, resultando en cosas como esta:

Agujereado para su comfort espiritual

O, más recientemente, en un juicio a un casino por parte de un cliente, según el cual el casino había hecho uso del Feng Shui para influenciar negativamente el juego de la victima. Acá es donde entramos en terreno conocido, en el resultado inescapable de mantener una firme creencia en algo, basado en la superstición, la falta de evidencia, pensamiento mágico y buenas esperanzas: el reemplazo y rechazo de causas y sistemas conocidos, por creencias personales basadas en la mala interpretación de la realidad, con resultados perjudiciales para todos los involucrados.

Hay otros casos como el del apostador y el casino:

Un comerciante chino en Inglaterra, que le hizo un juicio al propietario de su tienda tras trasladarla del numero 6 de la calle Gerrard al numero 4. El 4 no solo es de “mala suerte” si no que ademas, el nuevo negocio no tenia buen “Feng shui”.

– El Zoológico de Los Ángeles contrata especialistas en Feng Shui (por U$S 4500) para hacer que 3 monos importados de China se sientan “como en casa”. Noten que, para resolver un problema real de adaptación, están recurriendo a practicantes de magia, que cobran 4500 dolares por su servicio.

– En 2004, Leland Y. Yee, actual senador demócrata de California (desde 2006), propuso que el código de construcción de California exigía que la construcción de los edificios se realizara siguiendo las pautas del Feng Shui. No solo esto hubiese resultado en una perdida de dinero descomunal, si no que hubiese sido difícil de aplicar, ya que las mismas son tan vagas que su implementación varía de persona a persona.

Ciertamente, son casos separados y aislados, que no resultan o hubiesen resultado en cosas demasiado catastróficas, salvo quizás el último, pero creo que ilustran la penetración de la superstición y el misticismo en la sociedad actual, y algunos de sus peligros. Si hubiesen aprobado la resolución sobre el código de construcción, ¿que hubiese impedido que otros supersticiosos incorporasen otras legislaciones similares? Quizás, alguien propone determinar el nivel de impuestos según lo que dicen las cartas del tarot, o según las estrellas en los cielos. Parece como si estuviera exagerando, pero cuando consideramos que Ronald Reagan consultaba a una astróloga, creo que todo entra en perspectiva.

El Feng Shui esta derivando lentamente en un arte decorativo, menos vinculado a las creencias en energías místicas y estados espirituales, lo cual es bueno. Sin embargo, en el proceso arrastra todo tipo de conceptos supersticiosos con ella que le restan legitimidad y obscurecen el estudio real que el ambiente tiene sobre nosotros. Mientras se basen energías que no saben definir, en supuestos resultados para los cuales no hay evidencia ni mecanismo de acción propuesto (que pueda ser estudiado experimentalmente), cualquier beneficio real que tenga el Feng Shui será desconocido, y su enteramente probable ineficacia, también. Quienes creen en estas modalides son quienes tienen la responsabilidad de demostrar su funcionamiento, de dar evidencia y de proveer explicaciones consistentes. De la misma manera, es la responsabilidad de cualquiera que valore la racionalidad y el pensamiento crítico, señalar que estas prácticas carecen de evidencia que las validen. Es posible que el Feng Shui provea una decoración estéticamente placentera, cómoda al cuerpo, que tenga como resultado final la relajación, pero las respuestas a las preguntas de cómo logra esto, por qué, si es general o personalizado y qué vínculos tiene con nuestro entendimiento de la biología, estarán siempre distantes, bloqueadas por una explicación previa al planteo de las preguntas: magia.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine


Cristales y Piedras mágicas

octubre 27, 2009

Hace unos años me encontraba de vacaciones en México, y tuve la oportunidad de visitar las Pirámides del Sol y la Luna. Fue una muy linda experiencia: las pirámides se encuentran en buen estado, el clima era muy agradable y uno podía tratar de imaginarse como vivían los antiguos habitantes de la región. Obviamente, el mayor espectáculo era subir a cada pirámide. En la cima, me encontré con gente que, como yo, sacaba fotos o apreciaba el paisaje y la complejidad de la estructura. También, había gente con cristales en su mano, ya sea sentados en una esquina o amontonados hacia el centro de la estructura.

La superposición de ideas es una constante en el mundo de la pseudociencia. El vínculo entre los alienígenas y la Atlántida o la conexión entre los viajes astrales y la astrología son algunos ejemplos. Los cristales son como un comodín en este campo, presentes en casi cualquier idea o creencia. Se los presentan como método de propulsión de naves extraterrestres, herramientas de curación, generadores de energía, para “despertar” habilidades psíquicas, para guardar información, para teletransportación (la idea de que alguien crea que se haya teletransportado me divierte y me deprime en forma simultanea), control climático, telekinesis, etc…

¿En que se basa esta creencia? Si alguna vez vieron un cristal exótico, especialmente en un museo, podrán entender que son objetos atractivos y cautivantes. Tienen una geometría muy compleja y a veces, colores asombrosos. Esto, de por sí, es suficiente para que algunas personas les atribuyan propiedades mágicas y misteriosas. Por otro lado, una pobre comprensión de la ciencia ayuda a magnificar estas creencias y a darles una justificación mayor, haciendo uso del ya mencionado “lenguaje pseudocientífico”.

Cristalino

Si decimos “cristal”, la mayoría de nosotros se imagina un objeto de geometría irregular, con ángulos pronunciados, de un duro material semitransparente o con algún color exótico pero tenue. Pocos pensarían, por ejemplo, en las monedas que se encuentran en su bolsillo o en el azúcar. Si usan un reloj de muñeca, entonces ahí se encuentra un cristal de cuarzo… pero el metal de la perilla también es un cristal. Prácticamente todos los sólidos tienen una estructura cristalina.

baines

Estructuras cristalinas.

Si prácticamente todo lo que nos rodea es un cristal, ¿por qué solo los cristales que se ajustan a ese “estereotipo”, basado en un entendimiento equivocado tanto de la definición como de las características de los materiales que conforman el mundo, son los utilizados por los chamanes, curadores y practicantes del New Age? En mi opinión, no definir precisamente de que se esta hablando constituya un acto de pereza intelectual por parte de los creyentes. Definir precisamente qué cristales tienen los supuestos poderes no es algo trivial, es importante porque cualquier argumento que se haga a favor de su mecanismo de funcionamiento y de sus poderes depende de esto. Generalmente, la atribución de los poderes se basa en el color del cristal, por lo que se conoce como “magia simpática”, la creencia de que lo igual afecta lo igual.

En las creencias New Age o mágicas, se suelen asociar colores (como les gusta la luz… la luz es amor, o algo así) con distintos estados, “energías”, “puntos vitales” y, básicamente, cualquier otra cosa. De esta manera, un cristal color rojo, por ejemplo, ayuda a reducir los dolores de la menstruación. El marrón…  es usado para la “desintoxicación del sistema digestivo”, por no decir algo no tan lindo y lleno de paz como lo es todo lo New Age. Los cristales capaces de hacernos daño brillan por su ausencia, en sorprendente contraste con la mayoría de las cosas que existen en el universo. Al parecer, no hay cristales malos, aunque un cristal de azúcar sea el peor enemigo de un diabético…

Evidencia fácil

Seguramente, alguna vez fueron a una feria de productos artesanales, ropa y demás. Quizás, había un puesto donde un vendedor vendía cristales con poderes mágicos. Ahora, si esta persona vende piedras que atraen y promueven la suerte, la buena fortuna, el amor, el bienestar, curan enfermedades, etc., ¿por que no es un psíquico millonario, rodeado de modelos de pasarela y en perfecta salud? Hay una serie de explicaciones posibles, todas de ellas arbitrarias y creadas únicamente para justificar desesperadamente una idea que se cae abajo:

– No funcionan así, el cristal tiene que estar guardado, o uno debe concentrarse en él, o debe colocarse en un lugar especifico.

– Los cristales que venden en las ferias no sirven porque uno debe encontrar su cristal en el bosque, en la naturaleza, debe ser “guiado” a el.

– Que promuevan algo no significa que ese algo se manifieste necesariamente, depende del alma y de la aceptación cósmica de la persona.

En el primer caso, queda por explicar por qué esto es así, ¿qué característica del cristal hace que sean necesarias estas acciones? Si hubiese alguien vendiendo piedras radioactivas, ciertamente los efectos de su profesión serían perceptibles. ¿Por que no ocurre lo mismo con quienes venden los cristales? El segundo es un absurdo, ya que la feria es también parte de la naturaleza, y se podría decir que el vendedor fue “guiado” a comprar esos cristales y no otros, por “magnetismo” (ver links debajo, donde se menciona que la atracción es magnética). Por ultimo, el tercero es el infame “funciona siempre, salvo cuando no funciona”. Claramente, esta forma de razonamiento no constituye evidencia empírica sobre el funcionamiento de los cristales, pero da para pensar.

800px-Amethyst._Magaliesburg%2C_South_Africa

¡Son tan cautivantes... deben ser mágicos!

Pseudociencia

Los cristales de cuarzo vibran si son sometidos a una corriente eléctrica. Esto se conoce como el efecto “piezoeléctrico“. Esto, y la capacidad de algunos cristales de difractar la luz es sostenida por los creyentes como evidencia del poder mágico de los cristales. “Acá pasa algo raro, si los cristales se mueven al pasarles electricidad, quizás hacen otras cosas”. La respuesta es no, no necesariamente. Los autos se propulsan usando un liquido. Eso no significa que si pongo coca-cola en el tanque de nafta va a andar. Muchos otros objetos tienen características extrañas, como el agua, los imanes o los materiales radioactivos, pero no por eso uno piensa que tienen características mágicas. A notar, tendría mucho más sentido decir que cuando elegimos un imán, es porque fuimos atraídos por su magnetismo, que asignarle esta característica a un cristal de cuarzo, que no es magnético. Noten también que de todos los materiales peculiares con comportamientos características extraños el New Age elige adoptar para sus prácticas los benignos, baratos y lindos a la vista.

En los links presentados al final del articulo se pueden encontrar ideas como las siguientes:

– Los cristales son seres vivos.

– Los cristales son necesarios para nuestra existencia.

– No es bueno comprar un cristal porque se impregna al mismo de la energía del intercambio monetario, la cual es difícil de remover.

– Todos los cristales sirven para lo mismo, no importa el color.

– El color del cristal define su función.

– Los cristales son programables.

– Los cristales son importantes porque contienen los cuatro elementos: aire, tierra, fuego y agua.

– Los cristales son parte del código genético del ser humano.

– Los cristales reflejan energía.

…. no sé por donde empezar, salvo por decir que el unico objeto que no refleja energía que se me pueda ocurrir es un agujero negro, e incluso asi no es entermanete cierto. Quizás, esto significa que es un buen momento para terminar con este cuento. Espero se den cuenta que poco a poco, empezando por creer que una piedra le da a uno energía, o lo cura… si uno procede a pensar que eso es verdad, y extrapola a partir de eso, entonces termina con las conclusiones que se ven arriba. Creer en cosas poco probables, infundamentadas, con terminología dudosa e indefinida y que requieren grandes cambios en el funcionamiento del mundo para poder existir es un camino seguro a la idiotez, la inseguridad, la ceguera, basado primordialmente en el deshumanizante desprecio por nuestra propia inteligencia.

LINKS (ojo, hay uno que tiene musica):
http://www.consultaeltarot.com/Tarot/Terapias-Alternativas/gemoterapia-el-poder-de-los-cristales.html

http://www.sabiduriadelcorazon.org/espanol/index.php?option=com_content&task=view&id=38&Itemid=138
http://helentary.myblog.es/helentary/page/97093/CRISTALES-ATLANTES
http://anakiell.multiply.com/journal/item/68

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine


Lenguaje pseudo-científico

octubre 14, 2009

Este es un tema que venía debiendo hace rato. Hay algunos mecanismos y elementos que caracterizan y distinguen a la pseudo-ciencia de la ciencia real. La diferencia no tiene nada que ver con la polémica respecto del objeto estudiado, si no que se marca por otro lado. Cosas como concentrarse solo en la evidencia que apoya a una hipótesis y descartar la que la contradice, igualar anecdotas con evidencia y responder a resultados negativos con “hacen falta mayores estudios”. El uso de lenguaje pseudo-cientifico es otra característica importante.

Generalmente, la gente ve a la comunidad científica y a la ciencia en una luz positiva. Si, luego incurren en un montón de ideas que contradicen a la ciencia y cuando el resultado de un experimento no les gusta, lo desacreditan, pero hay un cierto respeto, una sensación de que la ciencia es algo serio, y sus conclusiones, importantes. No por nada el estereotípo del científico es de alguien callado, medido y por sobre todo, sumamente inteligente.

Por necesidad, los científicos, matemáticos, ingenieros, biólogos y demás usan un lenguaje particular, diseñado para transmitir ciertas ideas y conocimientos que no suelen formar parte del dia a dia. Palabras como “tangencial”, “solenoide”, “inercia”, “diferencial”, “electromagnetismo”, “fotón” o “derivable” son reconocidas por todos, pero reconocer no implica entender. Algunos de los conceptos englobados por estas palabras no solo no forman parte de la educación básica, si no que también son, a veces, sumamente dificiles de entender. A mi me gusta decir que para entender la derivada la tuve que entender 4 veces, ya que cuando pensaba que la habia entendido, descubría un significado más profundo escondido en su definición.

Las pseudo-ciencias usan y abusan de este lenguaje en un esfuerzo por parecer importantes, por darle credibilidad a sus ideas y, también, para confundir a quienes las escuchan. Por ejemplo, en el portal Naturaleza Cósmica, nos dicen que todo vibra, “desde el corpúsculo y la célula, hasta los astros y los universos”. Me sorprenden dos cosas de esta afirmación: la ausencia de una mención a los átomos y el uso plural de la palabra “universo”. Lo que sigue es aun mejor (o peor):

El aura es un campo electromagnético que rodea a cada ser, está compuesto por numerosas líneas de fuerza, crece y decrece, emite y recibe ondas como todo lo que existe, su sustancia es de la misma naturaleza de la Luz, es decir, que es a la vez corpuscular y ondulatoria. Su volumen es variable, así como también lo es su color. La menor frecuencia vibratoria puede representarse con el color negro y la mayor frecuencia vibratoria por el color blanco, que representa la máxima pureza, el estado del espíritu puro.

Este parrafo es una mezcla clásica de ideas científicas e ideología New Age, inventada por alguien que simplemente no comprende de que esta hablando. Si, cualquier ser vivo emite un campo electromagnético. Si, la luz es una onda electromagnética. Ahora, menor frecuencia no tiene nada que ver con el color negro, y mayor frecuencia no tiene nada que ver con el color blanco. Ni hablar de que relacionar las ondas electromagneticas con “el estado del espiritu” es como hablar del “sonido del alma” o el “color de la emocion”. Son palabras vacias que pretenden tener sentido solo porque usan palabras importantes. Ondas electromagneticas de baja frecuencia no son luz, son ondas de radio. Las de mayor frecuencia tampoco son luz, son rayos gamma. ¿El estado del espíritu puro coincide con la radiación más letal en existencia?

Todo el artículo se concentra en el tema de “elevar las vibraciones”. La vibración de una partícula es función de su temperatura. A mayor temperatura, más vibraciones. ¿Por que no menciona esto?

 

Todo es energía

Esta oración es una de aquellas que pretende dispensar conocimiento y sabiduria a pesar de que lo único que hace es establecer un criterio tan amplio que carece de significado, y tira por la borda el esfuerzo constante, presente a lo largo de toda la historia de la humanidad de aprender a distinguir las cosas entre si. Decir que “todo es energía” es lo mismo a decir “todo es algo”. Evidentemente, todo a lo que me pueda referir tiene, como mínimo, un elemento en común: el que yo me pueda referir a él. La materia no es energía, es materia, y es una diferencia importante. Si uno tiene la necesidad emocional de sentirse “uno con todo” y por lo tanto aplanar las diferencias entre las cosas, eso no hace que la idea sea válida o verdadera.

La energía es la capacidad de algo de hacer trabajo, no es un campo de fuerza brillante y místico. La noción de la energía como algo que permea todo lo que existe, como una neblina que se concentra más o menos en algun lado es equivocada. Es como llamar “arbol” a un automóvil. La energía esta subyugada a la materia, y al orden, condiciones, y funcionamiento del universo, no es al revés.

 

El balance

Muchisimos textos pseudo científicos, especialmente aquellos que hablan de medicina, hablan de la necesidad de balancear el aura, o la energía, de encontrar un “equilibrio”. Hay un problema grande con esta noción. ¿Que es un estado de equilibrio? Es facil notar que, generalmente, no existe un único estado equilibrado para un sistema dado, y sin duda, a veces el equilibrio no es lo mejor. Por ejemplo, si la tasa de natalidad y la de mortalidad estan equilibradas, ¿eso es mejor? O, si equilibramos el color en una foto para que todos tengan la misma intensidad. ¿Eso es mejor? Ciertamente, tener igual número de celulas rojas y blancas no es lo ideal, pero seria “equilibrado”. Estar equilibrado con el virus del HIV, ¿es mejor que no tenerlo, y por lo tanto, estar desequilibrado?

 

Ideas vs palabras

Una palabra no constituye una idea. Una oración que usa palabras lindas e “importantes” tampoco es una idea y menos aun, es una verdad. Hablar sin definir el significado de las palabras es la mejor manera de hacer que cada uno esuche lo que quiera escuchar. Hablar sin contradecirse, hilar ideas coherentes y contrastables con la realidad y que son falseables requiere de mucha mayor honestidad de parte de quien las escribe. ¿Como falseamos o comparamos algo como “El espíritu es el verdadero oscuro” o “El blanco es el color del espíritu puro”?

La proxima vez que lean un texto científico, sobre medicina alternativa o sobre alguna cosa paranormal o sobrenatural, sean escépticos. Preguntense a si mismos si las palabras las estan usando para explicar un concepto o para embellecerlo. ¿Explican el significado de las palabras usadas o dejan que nosotros la interpretemos? No se dejen engañar.