Sinestesia. Saborear colores y oler numeros

diciembre 27, 2009

La Sinestesia es un fenómeno verdaderamente extraño, que permite a cierta gente escuchar colores, oler números, o ver a través del tacto. En definitiva, es la combinación de experiencias sensoriales distintas bajo un estímulo común. Algunos tipos de sinestesia son más comunes que otros, por ejemplo, la capacidad de colorear automáticamente números y letras. Otro es la capacidad de escuchar colores, lo cual debe producir unos conciertos bastante sorprendentes al visitar un jardín botánico o un museo de arte.

Lo que a mi me resulta más increíble de todo esto es la incapacidad absoluta de uno de ponerse en la situación de un “sinestético”. Quizás es fácil en el caso de ver cada numero de cierto color, pero, ¿como sería escuchar una textura, o oler un color? Es algo fascinante, y quizás, de la misma manera que se estudia a la gente que ha sufrido daños cerebrales para comprender más sobre el cerebro, podamos descubrir algo sobre nosotros mismos al estudiar a un sinestético.

Existen una variedad de exámenes que se usan para determinar si alguien posee estas capacidades o no. Uno, bastante común, consiste en ubicar números de forma tal que los números iguales formen una figura. Por ejemplo, usando el numero 2 y el 5. Un sinestético, al ver los números con distintos colores, verá la figura muy rápidamente, mientras que una persona “normal”, tendrá que esforzarse por verla. Algo como lo que se puede ver a continuación:

Alguien que tenga sinestesia podría ver la imagen así:

Trate de dibujar un barquito. Creo que fracesé miserablemente. En fin, tomando el tiempo que uno tarda en ver la imagen se puede discriminar que individuos “sufren” de sinestesia. Esto me lleva a acordarme de un examen llamado el “Stroop Test”, donde, por ejemplo, uno ve la palabra ROJO escrita en azul, y debe decir el color de la palabra, suprimiendo el impulso instintivo de leer la palabra escrita. Este test puede ser utilizado para determinar si alguien reconoce o no un idioma, ya que si no puede leer y comprender lo escrito, tardara menos en decir el color de las letras. Supuestamente este test era administrado por la CIA, durante la guerra fría, a sospechosos de espionaje para determinar si entendían el idioma ruso, pero no lo tomen por nada más que un rumor. Si alguien tiene más información sobre esto, los invito a compartirla.

Como dije antes, el estudio de las surreales experiencias sinestéticas, puede llevar a un mayor entendimiento de nuestra propia conciencia, y la forma en la que interpretamos la realidad. Un nuevo estudio ha demostrado que la sinestesia es programable. Los participantes del estudio, todas personas con sinestesia del tipo numero-color, eran mostrados símbolos nuevos, caracteres pertenecientes a idiomas que les eran desconocidos, y se les pedía que asocien cada uno con un color. Mientras que al principio del estudio no eran mejores que una persona cualquiera en el test anterior, luego de “programar” sus sentidos, se desempeñaban como de costumbre, es decir, excepcionalmente. Es verdaderamente fascinante.

Un área en el cual la sinestesia puede ayudar a mejorar nuestra comprensión es en el desarrollo de nuestros idiomas. Miren la siguiente imagen.

Una de esas formas se llama Booba y la otra, Kiki. ¿Cual creen ustedes que es Kiki y cual es Booba? Bueno, sucede que la mayoría de la gente asigna “Kiki” a la figura más angular. Puede que tenga que ver con la forma que adopta la boca para hacer un sonido, pero al parecer, el proceso de nombrar objetos, no es arbitrario, si no que puede estar regido por características fundamentales de nuestro cerebro. Realmente, que fascinantes que son estas ideas.

¿Me pregunto que vinculo tendrá la sinestesia con la pseudociencia? ¿Cuantos chamanes y videntes habrán confundido visiones y sueños con su capacidad sinestética? No he leído nada al respecto, pero creo que el vinculo con lo sobrenatural debe ser construido fácilmente por alguien que se encuentre en un medio que favorece ese tipo de ideas. Espero que en el futuro, con mayores estudios y más sofisticadas herramientas de investigación, podamos comprender mejor este fenómeno, para comprendernos mejor a nosotros mismos.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

El 9/9/09

septiembre 13, 2009

Hace unos días fue el 9 del 9 del 2009. ¿Saben lo que eso significa? Sí, que hubo un montón de gente inyectándole importancia al día solo porque se repite el número 9. La razón del festejo proviene de la creencia de que el número 9 es un número “bueno” o de alguna forma “favorable”.

Ahora, creo que el escaso razonamiento detrás de esta creencia es evidente, pero lo que me resulta más sorprendente aún es lo poca elaborada que es esta superstición y la virtual inexistencia de un pensamiento detrás de la misma. No existe el más mínimo esfuerzo por elaborar conclusiones a partir de la premisa de que el número 9 es particularmente beneficioso. Tampoco se demanda evidencia ni se intenta inferir alguna consecuencia observable de todo esto.

Si quieren perder parte de su inteligencia pueden leer esta desastrosa nota publicada en la página del diario La Nación: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1172518

En la misma, la numeróloga Elvira Lago, revela: “El 9 es un número muy bueno, vibra con el planeta Marte, que significa la lucha, el ir para adelante, el buscar un sitio en la sociedad. Es el número que marca la experiencia, el final de una etapa y comienzo de otra nueva”. La verdad, el concepto de que un número “vibre” con un planeta es demasiado para mí. Evidentemente, esta persona no sabe qué es un número, qué es una vibración y qué es un planeta.

Voy a hablar sobre este tipo de lenguaje pseudocientífico en un artículo posterior, pero para hacerla corta, palabras como vibración, onda, energía, materia y frecuencia son usadas a menudo para hacer que algo suene científico, importante y fundamentado. Decir que un número vibra es tan absurdo como decir que la palabra “maté” tiene energía mala. No refleja un mayor entendimiento sobre la materia en cuestión, todo lo contrario.

“Además, el 9 se asocia al amor universal, a lo humanitario. Es un día ideal para realizar algún emprendimiento social, para ayudar al otro y para usar la intuición y la sabiduría”. De ser verdad esto, ¿no deberíamos encontrar una anormal falta de batallas, de muertes o de accidentes en fechas donde predomina el número 9? Adicionalmente, ¿qué parámetros hay que tener en cuenta? ¿Día, mes y año solamente? ¿Hora? ¿Calendario gregoriano u otros? La arbitrariedad con la que uno elige los números y el lenguaje impreciso que se usa para describir sus características garantiza que consigamos evidencia que se ajuste a cualquier número que elijamos.

Cerramos los ojos

Cuando empezamos a creer que los eventos que nos rodean son producto de una predisposición del universo a comportarse acorde a un sistema de medición de tiempo impuesta arbitrariamente por los seres humanos, nos predisponemos a ignorar los mecanismos reales que producen esos eventos. Efectivamente, inventamos una respuesta capaz de responder cualquier pregunta, sin que haga falta fundamento alguno. Basándonos únicamente en nuestra capacidad de reconocer patrones en todo lo que vemos, podemos armar todo tipo de conexiones entre eventos. En definitiva, volvemos a la idea de que los dioses controlan la lluvia, y dejamos de estudiar, aprender y conocer.

Esta página, por ejemplo, muestra muchísimos números y palabras asociados a los ataques del 11 de Septiembre y los vincula con el número 11. Aparentemente, esto es importante, porque 9 + 1 +1 = 11. Claro, 2001 + 11 + 9 es 2021, pero eso no parece importar. Para alguien que no esté acostumbrado a tratar con este tipo de ideas, la lista mostrada en la página puede captar su interés… jamás se da cuenta que por cada 11 descubierto en el nombre de alguien o en la suma de los números de algo hay tantos otros números descartados.

Sería un error pensar que por no tomárselo seriamente, por interesarse en esto más por una cuestión de entretenimiento y no de firme creencia, uno se protege de adoptar estas ideas en su visión del mundo y su entendimiento de las cosas. Al contrario, uno se vuelve en un disipador de las mismas y ayuda a perpetuar el mito, recordando únicamente los casos de interés y descartando los irrelevantes.

Por otro lado, uno desvía un interés genuino, una sed de información y conocimiento sumamente humana, hacia una serie de ideas demostrablemente falsas e irrelevantes. El 7 del 7 del 2007 tuve gente viniéndome a decir que el 7 era un número importante, porque hay 7 días en la semana, o 7 pecados capitales, o lo que sea. Me pareció una lástima, porque evidentemente a estas personas les captivaban esas asociaciones extrañas y las relaciones entre los números y la realidad.

Numerología. Matemática.

Es lamentable que lo primero que pensé cuando escribí ese subtítulo fue “¿Cuántos van a parar de leer?”. Sin embargo, voy a seguir adelante con la idea.

El número pi (π) está presente en las ecuaciones que describen, prácticamente, todo lo que existe. Si piensan que esta afirmación es incorrecta, es porque no las conocen. Puede sonar arrogante, pero es la realidad, y no es producto del conocimiento humano, es la naturaleza misma de este mundo. La relación entre la circunferencia de un círculo y su diámetro es producto de la realidad misma, no de una interpretación humana. Los numerólogos examinan los números, les otorgan significado y los usan para interpretar la realidad: los números no les dan significado, ellos se lo dan a los números. Con esa perspectiva no hacen más que explorar sus propios deseos, ideas y subjetividades. Por definición, les incapacita ver el mundo que los rodea.

Esta ecuación tiene algunos de los números más interesantes del mundo:

euler


La vasta mayoría de la gente no sabe que es la e, la i o que hace el π ahí arriba. De hecho, la mayoría puede ver eso y pensar que es imposible que algún día lo entienda, piensan que es algo fuera de su alcance, reservado únicamente para “nerds”. Estan equivocados. Otro número interesante es la constante de Planck, identificado con la letra h. Tiene un valor de 0,0000000000000000000000000000000006626, o 6,626 x 10 E-34. No es fácil de acordárselo y la mayoría de la gente no entiende la segunda forma en la que lo escribí. Ese número le pone el “cuántica” a la “mecánica cuántica”. Se lo usa para describir el funcionamiento de toda la materia que existe en el universo.

Y el 9/9/09 es un día importante porque el 9 es “el número más humano que tenemos”…

¿Y qué importa?

Me gusta terminar estas notas remarcando lo importante que es hablar sobre estos temas y notar que las supersticiones no son las ideas benignas y neutrales que supuestamente son. Como dice en la nota de La Nación, en Yakarta, había mujeres yendo al hospital para que le hagan una cesárea, para que su hijo nazca el 9/9/09. Para mí, una creencia que lleva a la gente a poner en riesgo la vida de su hijo, es algo relativamente peligroso.